El presidente Jair Bolsonaro y el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva pasan a la segunda vuelta que se celebrará el 30 de octubre bajo un panorama distinto, ya que pocos creerán en las encuestas, que fueron las grandes derrotadas, pues le otorgaban 14 puntos de ventaja al dirigente del PT y la diferencia fue menor a 3 puntos.

La prensa internacional se hizo eco de las encuetas que circulaban en Brasil dándole una amplia ventaja al candidato de la izquierda. Agencias de noticias como la española EFE destacaban en cada nota sobre las elecciones que Luiz Inácio Lula da Silva era el gran favorito, incluso para ganar en primera vuelta. Los resultados demostraron que todo se trató de un libreto para intentar posicionar al exmandatario, a quien el Supremo Tribunal Federal (STF) le anuló dos condenas por corrupción para intentar ponerlo nuevamente en la Presidencia. El caudal de votos conseguido por el presidente Jair Bolsonaro no puede calificarse como una sorpresa cuando en las calles se evidenciaba el enorme apoyo popular que las encuestadoras no mostraban.

Con 88,55 % de las mesas escrutadas, Bolsonaro pasa a la segunda vuelta tras conseguir 44,48 % de los votos frente a 46,93 % de Lula da Silva, a quien el Instituto Datafolha le daba en el más reciente sondeo previo a la elección una intención de voto de 48 % y solo 34 % para el actual mandatario, es decir, según esta firma Lula tenía 14 puntos de ventaja. El margen terminó siendo de apenas 2 puntos.

Otras encuestas se atrevieron incluso a pronosticar que el candidato izquierdista ganaría en primera vuelta. Tal es el caso de la consultora Ipec, que en su último estudio le daba 51 % a Lula y 37 % a Bolsonaro, manejando el mismo margen de ventaja de 14 puntos a favor del fundador del Foro de Sao Paulo.

Los bastiones de Bolsonaro y Lula

La votación del presidente Bolsonaro fue impulsada por la amplia ventaja conseguida en los estados más poblados como Sao Paulo y Río de Janeiro, así como en el Distrito Federal. Por su parte, Lula logró su más alta votación en su natal Pernambuco, Bahía y Río Grande do Norte. Llama la atención como en el estado de Roraima –fronterizo con Venezuela– es donde Bolsonaro logra una mayor ventaja, llegando a sacar más de 45 puntos por encima de Lula da Silva. De acuerdo con los resultados divulgados por el Tribunal Superior Electoral (TSE), la participación se ubicó por encima de 79 %.

Bolsonaro y Lula se volverán a medir el 30 de octubre bajo un panorama totalmente distinto. Las encuestas y los medios “progresistas” que impulsaron la candidatura del dirigente del PT fueron los grandes derrotados en la jornada de este domingo 2 de octubre y pocos creerán en lo que vaticinen para la segunda vuelta.

Por José Gregorio Martínez – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.