La estabilidad y la experiencia de Brasil para organizar eventos deportivos se impuso. Así lo destacó la Conmebol, que descartó la insólita candidatura de Venezuela en el momento de mayor crisis y escasa vacunación

Ni en la socialista Venezuela de Maduro ni en el Chile de Piñera entregado a una Convención Constituyente de izquierda. La edición 47 de la Copa América que comienza en tan solo dos semanas se jugará en el Brasil del libre mercado de Bolsonaro. Así lo anunció la mañana de este lunes la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), tras la cancelación de Argentina como país anfitrión.

“¡La Conmebol Copa América 2021 se jugará en Brasil! Las fechas de inicio y finalización del torneo están confirmadas”, anunció el organismo deportivo en su cuenta en Twitter, agradeciendo al presidente Jair Bolsonaro y su equipo, así como a la Confederación Brasileña de Fútbol por garantizar la celebración del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

La estabilidad y experiencia de Brasil

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, contactó al presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, Rogério Caboclo, para evaluar la posibilidad de que Brasil albergara la totalidad de los partidos de la Copa América 2021. Caboclo conversó con el presidente Jair Bolsonaro, quien apoyó la iniciativa de inmediato.

“El gobierno de Brasil demostró agilidad y capacidad de decisión en un momento fundamental para el fútbol sudamericano”, dijo el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, quien agregó que “el Brasil vive un momento de estabilidad, tiene comprobada infraestructura y experiencia acumulada y reciente para organizar una competición de esta magnitud”, según reseño el organismo deportivo en su página web.

Brasil sorprendió a última hora arrebatándole la organización del campeonato a países como Chile, Ecuador y Venezuela, que se habían postulado desde hace 11 días cuando se canceló a Colombia como sede debido a las protestas que llevan más de un mes en el país y se han tornado violentas y que hoy buscaban ratificar sus candidaturas en el Consejo de Emergencia de la Conmebol, tras la decisión de cancelar también a Argentina como sede debido a la crítica situación que enfrenta por la pandemia del COVID-19.

Se descarta el show de Maduro

A pesar de la grave crisis y la escasa vacunación, el régimen de Nicolás Maduro había presentado la candidatura de Venezuela para albergar el evento desde que se suspendió a Colombia como sede. Si bien Venezuela organizó con éxito la Copa América 2007, las circunstancias actuales no son las mismas. Sin embargo, la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) insistió este lunes en la mañana para intentar quedarse con la sede, según informó en Twitter el periodista deportivo Alfredo Coronis, pero finalmente Maduro se quedará con las ganas de distraer la atención de la grave crisis que atraviesa Venezuela.

Colombia y Argentina habían sido escogidos inicialmente como anfitriones para celebrar en conjunto esta atropellada edición de la Copa América que no estaba en el cronograma original, pero que la Conmebol decidió organizar para igualar el calendario con la Eurocopa. Tanto el torneo sudamericano como el europeo debían realizarse en 2020, pero ambos fueron aplazados como consecuencia de la pandemia.

Le recomendamos: Grave denuncia: El régimen chino y la Corte Suprema de Brasil estarían complotando contra Bolsonaro

Ad will display in 09 seconds

Un gol para Bolsonaro

A pesar de la larga lista de inconvenientes, la Conmebol logrará garantizar la celebración del torneo en la fecha pautada. Los partidos se jugarán entre el 13 de junio y el 10 de julio, gracias a las gestiones del presidente Jair Bolsonaro que también se anota un gol.

Este campeonato se realizará solo con las 10 selecciones de la Conmebol, ya que Australia y Catar, países que inicialmente participarían como invitados, anunciaron a finales de febrero su decisión de retirarse de la Copa América aludiendo otros compromisos.

José Gregorio Martínez – panampost.com