La participación del presidente en un podcast también ganó protagonismo en Twitter, con más de 60.000 publicaciones relacionadas con el hashtag #BolsonaroNoFlow”.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a marcar un récord este lunes, cuando fue entrevistado en el podcast Flow, en un encuentro que duró cinco horas y tuvo al menos 500.000 usuarios conectados en vivo a la transmisión, mientras que la cifra de quienes vieron este episdio posteriormente llegó a 550.000 espectadores.

La cifra que por estas horas ya alcanza las siete millones de reproducciones posteriores en la red, fue propicia para que el mandatario brasileño hiciera la comparación de este evento con una transmisión de la diva estadounidense Beyonce en el festival Coachella de 2018, quien en ese entonces alcanzó 450.000 vistas en vivo.

Si bien los números elevados están influidos por la enorme población brasileña que supera los 210 millones de habitantes, EE.UU. tiene más de 320 millones. El curioso récord fue posteado por el propio mandatario en sus redes sociales:

Rompe el récord de audiencia de Lula

La prensa local también reveló que Bolsonaro, en esta transmisión en línea, duplicó la audiencia del líder del Partido de los Trabajadores y su rival electoral, el candidato izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, quien tuvo 292.000 espectadores, cuando fue entreivstado en el podcast Podpah en el 2021.

Sumado al hecho que el presidente tiene mayor público en Internet que su rival, Lula da Silva tiene 5,7 veces más comentarios negativos que Bolsonaro en las redes sociales, según la plataforma Torabit. Mientras tanto, Bolsonaro logró posicionarse una vez más como tendencia. #BolsonaroNoFlow (Bolsonaro en Flow), que contó con más de 60.000 publicaciones.

Y es que no tuvo pelos en la lengua. El programa duró más de cinco horas. Bolsonaro no dudó en criticar a la Corte Suprema, el Supremo Tribunal Federal que, en su opinión, mete presos sin chistar a los oficialistas. Esta corte hasta le quitó la inmunidad parlamentaria a un diputado por cuestionar su autoridad. Asimismo, luego de ser apresado, amaneció con las piernas quebradas y temporalmente paralizado el periodista Oswaldo Eustaquio. Pero Bolsonaro mostró no temer. Arremetió también contra Petrobras.

Bolsonaro arremete contra «progresismo» de Argentina

De igual manera Bolsonaro fue con todo contra su par argentino. Desde la sátira, el mandatario brasileño apeló al hecho que en Argentina avanza la agenda progresista. Ya tienen aborto legal, lenguaje inclusivo y aun así la gente huye cada día. Pues la economía está colapsada.

Tanto así que Brasil desplazó a Argentina como mayor exportador de carne. ¿Cómo? Mientras Argentina, como muchos países de la región, encerró a su población por causa de la pandemia, Brasil nunca se detuvo bajo Bolsonaro y logró volver a ser una de las 10 mayores economías del mundo. Superó incluso los índices prepandémicos y rompió el récord de su balanza comercial. Es decir, las exportaciones superan las importaciones. Entonces logró abastecer a su población y producir un excedente para llegar al mundo.

Mientras que, burlonamente, señala cómo en Argentina el único cambio que se produce es que ahora hay «escasece», «pobreze» y «desemplee». Dado que el «lenguaje inclusivo» busca evitar la forma masculina y femenina del lenguaje con «x» o la «e».

Bolsonaro ganó persona del año por voto popular en Time

La frontalidad de Bolsonaro (incluso su crudeza) aviva el odio de sus detractores y el amor de sus simpatizantes. Ante la era de la corrección política, no teme decir lo que incomoda. Tanto así que fue quien logró mayor votación como persona del año para la revista Time. Sin embargo, el equipo editorial no le reconoció. Eso sí, al poco tiempo pusieron a Lula en su tapa. Lo que demuestra que Bolsonaro es capaz de romper récord de Beyonce en popularidad pero, su embate es contra los medios masivos, además de la corte.

En vista que las elecciones presidenciales son en octubre del presente año, se mide la popularidad de ambos candidatos. Lo que se ve en línea también se ve en las calles. Bolsonaro convoca multitudes, Lula no.

Por eso y más Bolsonaro ha luchado por el conteo manual de votos y así evidenciar la convocatoria en las urnas. No obstante, la corte insistió que los votos deberán ser electrónicos. El oficialismo acusa que eso aumentará el riesgo de un fraude electoral.

Por Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.