El presidente mostró al público una denuncia que está investigando la Policía Federal acerca de un hackeo del sistema electrónico utilizado para las elecciones del 2018, que respalda sus denuncias de indicios de fraude.

En la noche del miércoles, el presidente Jair Bolsonaro mostró pruebas de que el sistema electoral fue hackeado en las elecciones de 2018. Los documentos presentados fueron elaborados por el Tribunal Superior Electoral (TSE) y hacen parte de una investigación que está siendo llevada a cabo por la Policía Federal (PF).

Esto viene como un agregado a la transmisión realizada por el mandatario brasileño el jueves 29 de julio, donde presentó indicios sobre el fraude electoral que pudo haber ocurrido en las últimas elecciones y, junto a un especialista en estos asuntos, demostró los fallos que pueden existir en el actual sistema de votación.

Luego de la transmisión del jueves, el TSE, presidido por los mismos jueces de la Corte Suprema, pidió a la Supremo Tribunal Federal (STF) que abra una investigación contra Bolsonaro por crear “falsas” denuncias sobre el fraude en las urnas electrónicas.

El pedido puede ser considerado “ilegal” por tratarse de una acción judicial enviada por jueces en su función al frente del TSE para que ellos mismos la juzguen en el STF, pero hasta al no haber órgano superior a la Corte Suprema, es muy difícil que esto sea impedido. El pedido se incorporará a la investigación denominada “Fake News”, iniciada por la Corte Suprema en el 2019 para perseguir a los medios, políticos y activistas conservadores o liberales que apoyan al actual presidente.

El domingo 1ro de agosto, manifestantes en más de 113 ciudades de Brasil tomaron las calles de todo el país en apoyo al líder de derecha al mismo tiempo que pedían por la aprobación del voto impreso auditable para las elecciones del 2022, que debe pasar por el Congreso este jueves 5. Lo que nadie se esperaba es que Bolsonaro fuera a dar el jaque mate un día antes de la discusión del proyecto de ley mostrando estas pruebas del TSE.

En una entrevista que concedió para el programa Os Pingos nos Is, de la radio Jovem Pan, el Presidente, junto al diputado federal Filipe Barros (PSL-PR), sorprendió a todos con documentos internos del TSE emitidos en el 2018 que admiten que un hacker estuvo desde abril hasta noviembre de ese año dentro del sistema electoral.

“¿Querían una prueba? Acá está la evidencia“, dijo Bolsonaro, señalando que los documentos fueron firmados por el propio servidor del TSE, quien, casualmente o no, renunció hace unas semanas.

Según Barros, un hacker informó al portal TecMundo, en noviembre de 2018, que había pirateado el sistema del Tribunal Superior Electoral. En el mensaje, el hombre afirma que las fallas y vulnerabilidades de las aplicaciones desarrolladas por el propio órgano facilitaron el acceso al sistema. Una vez allí, el hacker pudo acceder a códigos fuente, documentos confidenciales y credenciales, como el login de un juez suplente del TSE y los de varios técnicos informáticos vinculados a la cumbre de alta tecnología de la información del órgano electoral.

La jueza de la Corte Suprema, Rosa Weber, en ese entonces presidente del TSE, pidió a la Policía Federal que abriera una investigación sobre las denuncias del hacker en ese entonces. El órgano electoral admitió que existía un registro de invasión a su sistema a través del Tribunal Regional Electoral (TRE) de Pernambuco, que sirvió como puerta de entrada al resto del sistema.

Según el TSE, el hacker tuvo acceso al portal de la sesión de votación computarizado. Es en esta parte del sistema donde se encuentra el código fuente de las máquinas de votación electrónica. Si se cambia el código fuente, se puede modificar todo el sistema para que sea posible alterar los votos. “El hacker entró al corazón del sistema“, resaltó el presidente.

Luego de que se iniciara la investigación, la PF solicitó al TSE que enviara el llamado archivo log, responsable de mantener todo el historial del software: quién accedió a él, en qué fecha y qué modificaciones se realizaron. Pero según el órgano electoral, ese archivo habría sido borrado “sin querer”.

También le recomendamos: Empresario advierte que China debe prepararse para el desastre que se avecina (Video)

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

“Debido al mantenimiento para resolver las fallas del firewall del TSE, el equipo de IP Global, una empresa tercerizada, reinstaló el servicio de administración, sin tener cuidado de no dañar los troncos almacenados. Así, informamos que el TSE no tiene datos adicionales para transmitir a la Policía Federal”, informó el órgano. Con la eliminación del archivo log, la investigación se estancó, aunque la Policía aseguró que la misma sigue en curso.

Por otro lado, el diputado Eduardo Bolsonaro (PSL), tercer hijo de Bolsonaro, informó que reunirá las firmas necesarias para abrir una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de las urnas electrónicas con el objetivo de avanzar con las investigaciones que podrían criminalizar a la Corte Suprema por borrar los rastros del hacker.

A diferencia de la poca transparencia de los jueces supremos, el mandatario publicó en sus redes sociales los enlaces de acceso a los documentos e informes presentados por el TSE para que todos puedan tener acceso a ellos.

Por Maria Laura Assis para Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.