El gobierno de Brasil resolvió una nueva reducción tributaria por un monto de R$ 62,9 millones en los próximos 3 años. Las medidas tienen por objetivo incentivar al sector industrial y reducir el impacto de un impuesto extremadamente distorsivo.

La administración de Jair Bolsonaro volvió a apostar por las rebajas impositivas para incentivar el crecimiento económico, disminuir las distorsiones del sistema y combatir el alza inflacionaria.

A partir del Decreto N° 10.923 queda confirmada la reducción del 25% en el Impuesto sobre Productos Industrializados (IPI), con aplicación efectiva a partir del primero de mayo.

La reducción impositiva alcanzó a la mayor parte de los productos industriales clasificados en la tabla oficial de incidencia del IPPI (la TIPI), aunque algunos productos quedaron exceptuados de las medidas, como los cigarrillos.

Este tipo de impuestos son extremadamente distorsivos, no solamente por su carácter específico (distorsionando los precios relativos de la economía) sino también por su sesgo en contra de la producción industrial local.

En el marco de una mayor apertura arancelaria, la reducción de estos impuestos distorsivos sobre la industria local es consistente.

Por otra parte, las elevadas tasas del IPI también generaban una distorsión en la movilidad de factores y capitales a nivel interno, debido a que las empresas industriales en la Zona Franca de Manaus están exentas de pagar el impuesto, y se genera una ventaja artificial exclusivamente proporcionada por la acción del sistema tributario.

Además, para Paulo Guedes y el equipo económico, el efecto de la reducción tributaria busca ayudar a revertir la trayectoria recesiva de la actividad industrial registrada a lo largo del 2021.

La actividad industrial brasileña dejó de caer entre noviembre y diciembre del año pasado, pero aún se encuentra por debajo del nivel alcanzado en enero de 2021.  

El Ministerio de Economía de Brasil reveló que las nuevas disposiciones implican una reducción de impuestos por un monto de R$ 62,9 millones en los próximos 3 años, de los cuales se calcula que R$19,5 millones corresponden al año corriente, R$ 20,9 millones a 2023 y R$ 22,5 millones para 2024.

El ministro Guedes anticipó una nueva fase en la reducción del IPI, esta vez llevando la rebaja del 25% al 35%. Guedes explicó que las nuevas modificaciones serán anunciadas en las próximas semanas, pero aún se encuentran bajo estudio.

Según explicó el Ministro, el incremento de la recaudación tributaria en términos reales, como resultado de la recuperación económica, facilitará la reducción de impuestos sin la necesidad de soportar mayores costos para la estabilidad de las finanzas públicas.

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.