El presidente de Brasil defendió una vez más la lucha contra el comunismo y la ideología de género, la defensa de las armas, la familia, las buenas costumbres y la libertad en su lanzamiento a la reelección.

El Partido Liberal (PL) organizó una convención este domingo por la mañana para formalizar la candidatura de Jair Bolsonaro para la reelección a la presidencia este año. El hecho ocurrió en el gimnasio Maracanãzinho, en el norte de Río de Janeiro, ante el clamor de cientos de miles de personas.

Durante la semana, la oposición intentó crear un movimiento de boicot al lanzamiento de la candidatura a la reelección del actual titular del Poder Ejecutivo, reservando vacantes, para vaciar el evento. Sin embargo, la izquierda volvió a fallar ya que la medida sirvió de publicidad para el evento y el PL generó un nuevo vínculo para adquirir las entradas que fueron distribuidas gratuitamente.

Las puertas del gimnasio se abrieron alrededor de las 8 de la mañana. Afuera, el público vestido de verde y amarillo ya comenzaba a formar una multitud con banderas de Brasil y carteles de apoyo al actual presidente de la República.

Más de 12.000 personas asistieron a la convención (capacidad máxima del recinto) y otros miles celebraron afuera del establecimiento. El evento contó con la presencia de un Bolsonaro emocionado con lágrimas en sus ojos, junto a algunos miembros de su familia y aliados políticos, entre ellos su compañero de fórmula, el general Braga Netto, cuya candidatura fue aprobada el mismo domingo.

La primera en hablar fue la primera dama Michelle Bolsonaro, quien habló durante 13 minutos, en un emotivo discurso que llenó de lagrimas a su marido. “Ustedes están aquí apoyando un proyecto de liberación de esta nación. Hace cuatro años pasamos por esta experiencia y no teníamos idea de lo que nos íbamos a enfrentar, no teníamos idea de lo que estaba por venir”, aseguró.

“Como dije ayer, cuando llegué al [hospital] Santa Casa y vi a mi marido en la camilla, miré al techo del hospital y dije ‘Usted tiene el control de todas las cosas’“, dijo, contando un momento de intimidad, cuando suplicó a Dios tras la puñalada que sufrió Bolsonaro en la campaña de 2018 que casi lo mata. “Esta nación es rica, es próspera. Simplemente fue mal administrada. Dios ama a esta nación”, concluyó la Primera Dama.

A continuación, tomó la palabra el presidente, quien recordó las dificultades registradas en los últimos tres años. “Tuvimos que enfrentar una pandemia, una guerra que aún no ha terminado, una sequía como hace mucho tiempo que no se veía. Buscamos medidas para aliviar el sufrimiento de nuestro pueblo”, dijo.

“Algunos dicen que no me he ocupado de los más pobres. En 2020, cuando les dijeron a todos que se quedaran en casa, dije que lucháramos contra el virus, pero sin destruir nuestra economía. La gente con trabajo informal se vio obligada a quedarse en casa para morirse de hambre“, una declaración en referencia a las restricciones impuestas por gobernadores por orden de la Corte Suprema.

Bolsonaro le dijo a la audiencia: “Cuando se habla de poder del pueblo, ¿alguien piensa que el pueblo cubano no quiere libertad? ¿La posee? No. ¿Cómo llegar a este punto? Por malas decisiones (…) Nuestra misión es no perturbar la vida de ustedes. Es, cada vez más, quitarles el Estado de encima. Estado fuerte, pueblo débil. Pueblo fuerte, estado fuerte”.

El jefe de Estado también defendió el diálogo con los jóvenes de izquierda, para que entiendan que van por el camino equivocado. A su vez, Bolsonaro advirtió sobre los males del comunismo usando a la Argentina de ejemplo.

“Mira lo que está pasando con nuestra Argentina. Nosotros no nos vamos a ir de Brasil. Somos la mayoría, somos buenos. Estamos dispuestos a luchar por nuestra libertad y nuestra patria”, dijo Bolsonaro, defendiendo la libertad de expresión y de prensa. “Hago un llamado a todos ahora, para que todos, el 7 de septiembre, salgan a la calle por última vez”, instó.

Y también dijo que “estos pocos sordos de capa negra tienen que entender cuál es la voz del pueblo”. “Tienen que entender que son el Ejecutivo y el Legislativo los que hacen las leyes”, continuó, refiriéndose a los ministros del Supremo Tribunal Federal (STF) y del Tribunal Superior Electoral (TSE), que se han pronunciado en contra de la transparencia electoral.

Además de algunos familiares, también estuvieron presentes los diputados federales Carla Zambelli, Daniel Silveira, Onyx Lorenzoni, Luiz Lima y Hélio Lopes, el senador Romário, el gobernador de Río de Janeiro Cláudio Castro, los exministros Eduardo Pazuello y Tarcísio de Freitas, además del expresidente Fernando Collor de Mello y el abogado Frederick Wassef. También acompañaron los cantantes sertanejos Matheus y Cristiano, autores de la nueva canción de campaña, “Capitán del Pueblo”.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.