Un reportaje publicado por el portal de izquierda Intercept Brasil cobró gran repercusión en los últimos días al contar la historia de una niña de 11 años, embarazada de 7 meses, producto de una supuesta violación. La niña y la madre habrían intentado abortar al bebé, pero el Hospital Universitario de Florianópolis (SC) se habría negado a realizar el procedimiento porque había pasado el plazo estipulado por la justicia, incluso para casos de violación.

La jueza Joana Ribeiro Zimmer en la audiencia actuó para que la niña se quedara con el bebé hasta que pudiera realizar el trámite para retirarlo para ser dado en adopción y determinó que la niña se quedara en un albergue.

Lamentablemente, ante la presión ejercida por varios actores políticos y entidades de la sociedad civil, el hospital terminó por ceder y la “interrupción del embarazo” se llevó a cabo este jueves (23) por recomendación del Ministerio Público Federal (MPF).

Sin embargo, el portal omitió un elemento importante de la narrativa, que fue informado por la delegada Alison da Costa Rocha, de la Policía Civil de Santa Catarina (PC-SC), responsable de la investigación del caso: la niña habría quedado embarazada luego de mantener relaciones sexuales consentidas con un adolescente de 13 años, quien, según la investigación, es hijo de su padrastro y vive en la misma casa donde vivía la niña.

Resulta curiosa la ocultación de información sobre el perfil del autor del acto sexual, ya que si no hubo una violación el aborto nunca debería haber ocurrido ⁠— ni siquiera debería haber sido planteado por la familia.

Además de no mencionar la participación de un menor, en un video editado por el mismo diario, en el que se muestran imágenes de la audiencia, el abogado se refiere al autor del acto sexual como un violador masculino: “La niña también es cuestionada sobre si el hombre que la violó estaría de acuerdo en dar a la bebé en adopción”, informa, antes de mostrar la escena.

Toda la historia fue narrada de manera que pareciera, tanto para la justicia como para la sociedad, que la niña había sido abusada por un adulto, pero la historia resultó ser completamente diferente.

En la Asamblea Legislativa de Santa Catarina (Alesc), se abrió una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) para investigar el aborto practicado. La madre y el padrastro pueden responder penalmente , ya que ambos eran tutores legales y sabían de la relación.

¿Cuándo es legal el aborto en Brasil?

Las únicas excepciones previstas en la ley son en los casos en que el aborto sea necesario para salvar la vida de la mujer embarazada, o cuando el embarazo sea producto de una violación. En estos casos, el aborto está permitido y el Sistema Único de Salud (SUS) debe prever el procedimiento hasta la semana 20 de manera gratuita.

Una tercera excepción es cuando el feto es anencefálico. En 2012, el Supremo Tribunal Federal (STF) dictaminó que no se puede tipificar como delito la interrupción del embarazo de un feto anencefálico, pero este no es el caso tampoco.

Por lo que la izquierda, una parte de la Justicia y el Ministerio Público Fiscal fueron parte de una doble manipulación que resultó en un delito. No solamente recomendaron y presionaron al Hospital de Florianópolis a practicar un aborto fuera del plazo de 5 meses, si no que esto solo hubiera sido legal en una violación, y no lo fue.

El presidente Jair Bolsonaro, furioso con la situación, se paró públicamente del lado de la vida. “Un bebe de SIETE MESES de gestación, no se discute la forma en la que fue concebido, se está amparado en la ley. Es inadmisible hablar de quitarle la vida a ese ser indefenso“, publicó en Twitter el pasado 23 de junio.

Luego, publicó un hilo donde aseguró que tanto el bebé lamentablemente abortado y la niña de 11 años son “víctimas, almas inocentes, vidas que no deberían pagar por lo que no son culpables, sino ser protegidas del medio en el que vivem, y del dolor del trauma y del acoso despiadado de los grupos pro-aborto”.

Y agregó: “Sabemos que este es un caso delicado, pero quitarle la vida a un inocente, además de violar el derecho fundamental de todo ser humano, no cura las heridas ni hace justicia a nadie, al contrario, ¡el aborto solo agudiza esta tragedia! ¡Siempre habrá otras formas!“.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.