En un Facebook Live histórico, el presidente expuso junto a un experto en asuntos electorales indicios de fraude electoral en elecciones pasadas y el riesgo de no llevar a cabo una reforma para implementar voto impreso auditable.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, presentó este jueves 29, indicios que señalan la existencia de fraude electoral en las últimas elecciones. Además de señalar los fallos de la urna electrónica, Bolsonaro habló de la importancia de la aprobación del voto impreso auditable para las elecciones del 2022, criticó la resistencia a esta medida por parte de la Corte Suprema, quienes buscan impedir su aprobación, y habló del caos provocado por la izquierda en Argentina, país vecino que tiene preocupado al mandatario brasileño.

Como todos los jueves, Bolsonaro realizó una transmisión en Facebook y sus redes sociales para comentar acerca de las acciones realizadas por el gobierno durante la semana pero esta vez, a diferencia de las anteriores, invitó a los medios de comunicación para que estuvieran presentes al mismo tiempo que llamó a un analista de inteligencia para que lo acompañara a revelar hallazgos relevantes de elecciones pasadas.

En más de dos horas de vivo, el mandatario mostró su interés y su compromiso personal en aprobar el proyecto de ley conocido como PEC 135/19 que tiene como autora a la diputada bolsonarista Bia Kicis (PSL) y cuyo objetivo es transformar el voto electrónico en voto impreso auditable para que exista una mayor transparencia electoral.

Eduardo Gomes da Silva, el experto que lo acompañó, explicó, entre otras cosas, que el voto impreso que se está defendiendo no es el regreso a la votación en papel, sino que se trata de un sistema que imprime el voto realizado en máquinas de votación electrónica, dando al elector la posibilidad de constatar si su voto es correcto. Además, este voto queda impreso y da una trazabilidad para que pueda ser auditado posteriormente en caso de ser necesario.

Por su parte, Bolsonaro presentó un video en el cual un hacker muestra cómo es posible manipular las urnas electrónicas. Enseguida, el líder de la derecha brasileña prosiguió a exponer una serie de datos, análisis y vídeos que evidenciaban irregularidades en las elecciones. El presidente también recopiló artículos periodísticos de los medios opositores que actualmente critican el voto auditable, en que admitían la existencia de un posible fraude electoral.

Una de las estadísticas más chocantes e indicios más fuertes de fraude electoral que Bolsonaro volvió a exponer fue la de la primera vuelta en las elecciones presidenciales del 2018.

Para ese entonces, con más del 53,49% de los votos contabilizados, Bolsonaro vencía con el 49,02% de los votos mientras que el candidato opositor del PT, Fernando Haddad, llevaba apenas el 26,09%. Según indica el sistema electoral de Brasil, el candidato que tiene más del 50% de los votos ya se considera electo. Por lo tanto, no quedaba mucho para que Bolsonaro venciera a sus oponentes en primera vuelta.

El problema estuvo cuando empezaron a “entrar” los votos de la región sureste, alrededor de las 19:05 de la tarde, la única región que por algún “motivo desconocido” el escrutinio se atrasó pero que, según indicaban las intenciones de voto, Bolsonaro tenía mayoría.

Al finalizar el escrutinio de esa región, Bolsonaro, que tenía hasta el momento casi el 50% de los votos, bajó para el 47%, mismo habiendo vencido en todas las provincias del sureste. Aunque se hizo la denuncia correspondiente a esas irregularidades, el Tribunal Supremo Electoral respondió que “las divergencias fueron provocadas por una falla en la empresa contratada para la distribución de los datos para las emisoras de televisión. Debido a ese ocurrido, ninguna emisora poseía datos con total coherencia en tiempo real”.

El indicio puede llevar a sospechar de un fraude en la región sureste, para evitar que Bolsonaro gane en primera vuelta, y tenga que disputar una balotaje contra Fernando Haddad, quien se tendría confianza en vencer al líder derechista en un mano a mano.

Bolsonaro también puso en cuestión la segunda vuelta de las elecciones de 2014, cuando Dilma Rousseff (PT) y Aécio Neves (PSDB) disputaban la silla presidencial. Aunque la candidata del PT haya vencido por estrecho margen, los datos y estadísticas recopilados muestran una probabilidad casi inexistente de la veracidad del resultado. El mandatario dijo que entregará los informes y análisis estadísticos a la Policía Federal (PF) para que investiguen.

En varias ocasiones, el presidente cuestionó el motivo de la resistencia por parte de la Corte Suprema (STF) hacia la aprobación del voto auditable. No ahorró críticas y reiteró que las mismas personas que liberaron al expresidente Lula, y lo volvieron a hacer elegible, en referencia a los jueces supremos, son las que contarán los votos.

También le recomendamos: Los planes del ESTADO PROFUNDO para DERRUMBAR a BOLSONARO – Parte 2

Ad will display in 09 seconds

Queremos transparencia y verdad, queremos elecciones democráticas y voto democrático. ¿Quién puede estar en contra de esto? ¿A quién le importa la inestabilidad de la nación?“, dijo Bolsonaro.

Argentina volvió a aparecer en el discurso del mandatario como el ejemplo de lo que sucede con un país cuando los miembros del Foro de São Paulo (y el actual Grupo de Puebla) toman el poder.

Miren lo que está pasando en la Argentina. Estuve allá en el 2019 y dije que si la izquierda volvía, íbamos a necesitar una operación humanitaria en Rio Grande do Sul. La clase A ya empieza a dejar la Argentina. Solo un milagro salva a la economía. Hay interferencia directa del Presidente en los medios de producción prohibiendo la exportación de carne por 30 días, diciendo que así iba a bajar el precio y que el pueblo la iba a poder comprar. El precio no solo subió como también faltó en las góndolas o en los frigoríficos”, resaltó el líder brasileño.

Al final del directo, el presidente habló sobre otros asuntos. Recordó el caso del diputado federal Daniel Silveira, detenido por criticar a los ministros del STF, y otros ciudadanos perseguidos por los tribunales por expresar su opinión.

Tenemos un diputado federal preso. Se ignoró el artículo 53 de la Constitución. No hay justificación para que un diputado federal sea encarcelado por su opinión”, expuso Bolsonaro.

Para finalizar, el mandatario dijo: “Quiero elecciones el año que viene. Elecciones limpias, democráticas, votación democrática, escrutinio público de votos. Esta es la esencia de la democracia y la garantía de nuestra libertad. Y que ganen los mejores“.

Maria Laura Assis – La Derecha Diario