El presidente brasileño habló con un argentino en las puertas del Palácio do Planalto quien le aseguró que “el pueblo argentino está desesperado”.

El presidente Jair Bolsonaro habla todos los días con simpatizantes brasileños que se acercan a las puertas de la casa de gobierno en Brasilia, pero el pasado jueves tuvo una sorpresa: un argentino viviendo en Brasil fue a dialogar con el máximo mandatario.

“Vamos a prestar atención, por favor. Escuchémoslo porque esto es muy importante“, dijo el Presidente, callando a los demás y dándole la palabra al argentino. “Nuestro futuro está acá, ¿Cómo está Argentina?“, le preguntó.

El argentino, con una visible tristeza le dice: “Tengo ganas de llorar“.

“Mí familia está bien, pero el pueblo argentino está desesperado, mientras ve que el gobierno habla de ‘todes’ y no pone la atención donde verdaderamente está el problema“, dijo compungido el argentino.

Bolsonaro, que lo escuchó atentamente, le responde: “Nuestra rivalidad con Argentina es solamente en el fútbol, yo quiero que le vaya bien a mí vecino y que el pueblo pueda vivir en libertad“.

Y cuenta que ya tiene en mente un corredor humanitario para albergar a los argentinos que se exilien de Argentina en Río Grande do Sul. “Como estamos haciendo en Roraima con Venezuela“, aseguró.

“Cuando los regímenes empiezan a robarle la libertad a la gente, la primera clase que sale es la clase ‘A’, las personas con dinero. Pero después se empieza a ir la clase media y por último, como está pasando en Venezuela, los más pobres“, advirtió.

Y finalizó: “¿Por qué la gente se va de un país? Porque los gobernantes le quitan libertades al pueblo, que es lo que quieren hacer aquí en Brasil, cada vez más. Asfixian los medios de producción, por ejemplo Argentina prohibió por 30 días la exportación de carnes. Esto desalentó la producción agrícola y el precio subió“.

Fuente: Derechadiario.com.ar