Tras la renuncia del ministro Moro, Jair Bolsonaro finalmente eligió a su reemplazo, el abogado André Mendonça, académico experto en la lucha contra la corrupción y de una carrera intachable con estudios en Brasil, España y Estados Unidos. Prometió no politizar el cargo.

Luego de la polémica salida del ministro Moro de la cartera de Justicia, y tras una larga lista de candidatos y rumores de varios postulantes, Jair Bolsonaro finalmente designó a su reemplazante; el abogado y académico André Mendonça.

Mendonça era hasta entonces el Abogado General de la Unión (AGU) del gobierno de Bolsonaro, básicamente el representante legal del Poder Ejecutivo frente al Poder Judicial. En el cargo, fue responsable de cambiar el entendimiento de la institución para defender, en la Corte Suprema de Brasil (STF), la constitucionalidad de la prisión de una condena de segunda instancia. En otras palabras, fue él quién luchó para mantener a cientos de miles de delincuentes en etapa de segunda apelación tras las rejas, entre ellos a Lula. Lamentablemente, no pudo y los jueces de la Corte votaron a favor del garantismo y de la liberación de los presos.

También fue bajo su administración como AGU, en 2019, aseguró la recuperación de 7.500 millones de reales de empresas que habían cometido actos de corrupción durante el anterior gobierno. Este dinero fue directo para las arcas públicas a través de acuerdos de clemencia y fue un ícono de la lucha contra la ocrrupción en Brasil.

Pero, ¿cuál fue la carrera del nuevo ministro de Bolsonaro?

Nacido en Santos, San Pablo, André Luiz de Almeida Mendonça estudió derecho en la Facultad de Derecho de Bauru, obteniendo luego una maestría en Estrategias Anti-Corrupción y se doctoró en Derecho y Gobernanza Global en la Universidad de Salamanca, España.
Su tesis sobre recuperación de activos desviados por la corrupción fue reconocida por la institución educativa por su excelencia y recomendada por la misma justicia brasileña. También posee un posgrado en Derecho Público de la Universidad de Brasilia (UnB).

Pero además de tantos estudios y una brillante carrera académica, Mendonça es pastor en la Iglesia Presbiteriana “Esperança de Brasilia”, en el estado de Brasilia, Brasil, de manera no remunerada.

Entre 2015 y 2016, fue investigador y profesor visitante en la Universidad Stetson, en los Estados Unidos. Actualmente, aparte de su trabajo para el gobierno de Bolsonaro, enseña en los programas de doctorado en la Universidad de Salamanca; y doctorados y maestrías de la Facultad de Derecho de Bauru. También enseña en el curso de Derecho en la “Faculdade Presbiteriana Mackenzie”, en Brasilia, y en el Latin Legum Magister (LL.M) de la Fundação Getúlio Vargas.

Previamente publicó los libros “Negociación en Casos de Corrupción: Fundamentos Teóricos y Prácticos” y “La Validez de la Prueba en Casos de Corrupción” ambos de Editora Tirant lo Blanch, de Valencia, España, entre otras publicaciones científicas de índole de la anti-corrupción.

En 2011, Mendonça ganó, en la categoría especial, el Premio Innovare, que identifica y difunde las mejores prácticas ejercidas dentro del Poder Judicial, por idealizar y coordinar un grupo dedicado a la recuperación de activos malversados ​​en casos de corrupción, que recuperó miles de millones de reales a las arcas públicas.

Se incorporó al servicio público en el año 2000, para ocupar los cargos de Fiscal General en la Oficina Legal de la Unión y de director de Patrimonio y Probidad, entre otros. Recientemente, también trabajó en el Contralor General Federal (CGU), como asesor especial del ministro Moro, coordinó equipos para negociar acuerdos de clemencia firmados por la Unión y empresas privadas.

Los objetivos de André Mendonça: promete “trabajo técnico” y lealtad a la gente

El nuevo Ministro de Justicia y Seguridad Pública dijo en Twitter que su trabajo en la cartera será técnico, no político. Esta fue la primera declaración de Mendonça después de que su nombramiento fuera publicado en el Diario Oficial Federal, que viene a servir de una especie de contrapunto contra la politización del cargo cuando estaba en manos del ex-juez Sérgio Moro.

Mendonça dejó en claro que el presidente está a cargo y que él será solo un instrumento, una pieza. “Su excelencia ha sido profeta en la lucha contra el crimen durante 30 años. Este Ministro de Justicia está comprometido a luchar por los ideales de una vida por la que has estado luchando”, le dijo a Bolsonaro.

Además, afirmó que la intención es una integración constante entre el presidente y él, y que trabajar con diálogo, seriedad, integridad, comunicación e interacción. Una vez más, tratándose de distanciar de su antecesor lo más posible.

“Ninguno de nosotros es más importante que el otro, ya que el gran actor es la gente”, dijo y agregó: “la gente lo eligió a Bolsonaro para esto, y yo seré el fiel misionero de ese mensaje”, dejando en claro que siempre está dispuesto a rendir cuentas “no solo al jefe de la nación, sino a todo el pueblo brasileño”.

“Agradezco al presidente Jair Bolsonaro por confiarme la misión de llevar a cabo las políticas públicas de Justicia y Seguridad en nuestro país. Mi compromiso es continuar desarrollando el trabajo técnico que ha guiado mi vida. ¡Cuento con el apoyo del pueblo brasileño! Que Dios nos ayude. ¡bendito!”, escribió.

Fuente: Derecha Diario.