Redacción BLes– El expresidente estadounidense, Bill Clinton, “no podía mantenerse alejado” de la isla privada del delincuente sexual infantil Jeffrey Epstein, reveló su ex asistente principal.

Durante una impactante entrevista con Vanity Fair, Doug Band, quien trabajó para Clinton durante unas dos décadas, aseguró que el dirigente demócrata voló docenas de veces en el jet de Epstein, infamemente apodado “Lolita Express”.

A pesar de que el exmandatario dijo que solo viajo cuatro veces en el mencionado avión, las recientes declaraciones de Band coinciden con los registros obtenidos por Fox News, los cuales indican que Clinton viajó al menos 26 veces.

Band tenía 22 años cuando consiguió una pasantía no remunerada en la oficina del abogado de la Casa Blanca a mitad del primer mandato de Clinton. Trabajó junto a él todos los días durante casi 20 años, primero como asesor y luego como uno de los principales arquitectos de su lucrativa y a menudo tensa postpresidencia.

Posteriormente, se pelearon y ahora, por primera vez desde que dejó la órbita de Clinton, Band deja constancia de sus días con él.

“No quiero tener nada que ver con todo ese mundo”, aseguró en diálogo con Vanity.

Le recomendamos:

El vínculo con Epstein

Band relató que luego de un viaje a África en 2002, Epstein le dejó una mala impresión.

Aclaró que, sin embargo, en ese entonces ignoraba los aberrantes crímenes de Epstein,  por los cuales el multimillonario fue condenado años más tarde.

Indicó que luego de ese viaje intentó -en vano- mantener a Clinton alejado del pedófilo fallecido en 2019.

“Band dijo que no tenía idea de los crímenes sexuales de Epstein en ese entonces, pero que tuvo suficientes malas vibraciones como para aconsejar a Clinton que terminara la relación”, señala el periodista Gabriel Sherman en su informe de Vanity.

Sin embargo, “Clinton continuó socializando con Epstein y tomando su dinero”, declaró Band al respecto. De hecho, el financista donó 25.000 dólares a la Fundación Clinton en 2006.

Asimismo, Band señaló que Ghislaine Maxwell fue invitada a la boda de Chelsea Clinton en 2010, a pesar de que se sabía que Epstein había cometido delitos sexuales con niñas menores de edad y, de hecho, había sido condenado por ello dos años antes.

De acuerdo al reporte de Sherman, Chelsea tenía vínculos con Epstein y Maxwell. De hecho, la hija de Clinton siguió siendo amiga de la otrora pareja de Epstein después de que se revelara que era ella una de las encargadas de reclutar jóvenes para las fiestas sexuales del pedófilo.

Según el propio Band, a partir de 2011 les aconsejó al personal de Clinton que se distanciaran también de Maxwell.

“Al decirle a todos que dejaran de incluir a Ghislaine, sabía que Chelsea y su padre se enojarían mucho”, dijo Band.

Clinton y la isla de los pedófilos

Bill Clinton ha negado haber visitado alguna vez Little St. James, la isla caribeña privada del traficante sexual infantil apodada “Isla de los pedófilos” por los lugareños y las autoridades.

Sin embargo, Band aseguró que en enero de 2003 el marido de Hillary Clinton visitó la infame isla ubicada en Islas Vírgenes.

El exasesor dijo que ese fue uno de los pocos viajes que se negó a hacer mientras trabajaba con Clinton.

A pesar de la negación de Clinton, las reveladoras palabras de Band se suman, de hecho, a documentos judiciales que han salido a la luz en el caso de Ghislaine Maxwell, donde un testigo dijo -mediante declaración jurada- haber visto al expresidente demócrata en la isla mencionada con Epstein, Maxwell y “dos niñas”.

En los expedientes también se encuentran las declaraciones de un extrabajador de la isla de Epstein que corrobora este hecho.

Según ha trascendido, y la justicia sigue investigando, la isla privada del magnate fue el lugar de múltiples agresiones sexuales a niñas menores de edad por parte del pedófilo convicto Epstein y sus invitados de élite.

Miguel Díaz  – BLes.com