Redacción BLes– Biden y la campaña demócrata ya no rechazan las violaciones de los derechos humanos cometidas por el Partido Comunista de China (PCCh) en Tibet como lo hicieron en el 2016, lo que contradice su apoyo al movimiento Black Lives Matter (BLM) que dice combatir el racismo. 

Para las elecciones 2020 los demócratas eliminaron de su documento la alusión a “promover un mayor respeto por los derechos humanos, incluidos los derechos de los tibetanos”, señala The Washington Free Beacon el 1° de septiembre. 

El PCCh es uno de los mayores violadores de derechos humanos del mundo, y el silencio de los demócratas, sería una aceptación tácita de sus transgresiones a los derechos humanos.

“Así como los demócratas se negaron a responsabilizar al PCCh por el importante papel que desempeñaron en la propagación de la pandemia de COVID-19, es decepcionante ver que el Tíbet fue eliminado de su plataforma de partido”, señaló el representante Michael McCaul, republicano por Texas, y presidente del Grupo de Trabajo sobre China.

Agregando: “El PCCh es la mayor amenaza de nuestro tiempo, y confrontar su comportamiento maligno debería ser una prioridad bipartidista de la política exterior”.

La decepción de McCaul con los demócratas en este caso, es compartida por los representantes republicanos Ted Yoho y Guy Reschenthaler de Florida y Pensilvania, respectivamente.

“China Joe y prácticamente todos los demócratas se han negado con vehemencia a criticar al PCCh por cualquiera de sus abusos a los derechos humanos en China o sus acciones malignas en todo el mundo”. El silencio de los demócratas es un apaciguamiento peligroso del PCCh”, enfatizó Reschenthaler según The Washington Free Beacon.

Mientras tanto, resulta incongrunte que Biden y su campaña demócrata ya no rechacen las violaciones a los derechos humanos perpetradas por el PCCh, pero que apoyen la defensa de la igualdad racial que dicen realizar los manifestantes de BLM.   

De hecho, los miembros de la campaña de Biden y su compañera de fórmula, la senadora Kamala Harris, demócrata por California, donaron dinero al Fondo de Libertad de Minnesota para rescatar a los manifestantes de BLM, detenidos por su participación en los disturbios sucedidos tras la muerte del afroamericano George Floyd, según Reuters. 

Asimismo, Harris apoya las protestas de BLM e insiste en que deben continuar, aunque estas han significado un elevado aumento de la criminalidad en el país y la destrucción y saqueo de muchos establecimientos comerciales. 

El PCCh invadió al Tibet en 1951, y desde entonces trata de destruir el idioma, la cultura y la religión tibetanas, tal como hace con otras minorías raciales entre las que se encuentran los uigures.

Igualmente, el PCCh persigue y tortura dentro de su territorio a quienes profesan su libertad religiosa como son los practicantes de la antigua disciplina Falun Gong, conocida también como Falun Dafa, a los musulmanes y a los cristianos.

Jose Hermosa – BLes.com