Redacción BLes– Los asistentes a la recién culminada Convención Nacional Republicana se refirieron al candidato demócrata, Joe Biden, como débil, pero del mismo modo señalaron que es quien más probabilidades tiene de llevar a los EE. UU. a una guerra.

Como ha informado Washington Examiner, los oradores resaltaron la gestión de la administración Trump por eliminar a ISIS, enfrentarse a China e Irán y por ordenar el regreso de tropas ubicadas en el exterior.

“En cuatro años, Donald Trump no inició ninguna nueva guerra”, expresó el ex director interino de Inteligencia Nacional Richard Grenell el miércoles por la noche. “Trajo tropas a casa. Reconstruyó el ejército y firmó acuerdos de paz que hacen que los estadounidenses estén más seguros”.

En el mismo sentido se expresó el pasado martes el representante por Kentucky, Rand Paul, quien recordó que Biden es un candidato que respalda la guerra en Irak y que por ende llevaría al país a un nuevo conflicto, de ser elegido.

“Compare al presidente Trump con el desastroso historial de Hilary Clinton o Joe Biden, quienes constantemente han pedido más guerra”, dijo Paul, quien agregó: “Joe Biden votó a favor de la guerra de Irak, que el presidente Trump ha calificado durante mucho tiempo como el peor error geopolítico de nuestra generación”, informó The Hill.

El representante republicano enfatizó que Biden apoyó la guerra en Serbia, Siria y Libia por lo que era previsible que volverá a asumir una postura belicista. “Biden seguirá derramando nuestra sangre y nuestro tesoro. El presidente Trump traerá a nuestros héroes a casa”, añadió.

Al respecto, la exembajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Halley expresó: “Obama y Biden dejaron que Corea del Norte amenazara a Estados Unidos. El presidente Trump rechazó esa debilidad y aprobamos las sanciones más duras contra Corea del Norte en la historia”.

“Obama y Biden dejaron que Irán se saliera con la suya y, literalmente, les enviaron un avión lleno de efectivo”, agregó Halley. “El presidente Trump hizo lo correcto y rompió el acuerdo nuclear con Irán”. 

Por otro lado, el miércoles por la noche, Keith Kellogg, asesor de seguridad nacional del vicepresidente Mike Pence, resaltó la decisión de la administración Trump de llevar a cabo una operación contra el líder terrorista iraní Qassem Soleimani, recordando que fue responsable por cientos de muertes de militares estadounidenses en Irak.

“Pero no se equivoquen, el presidente Trump no es un halcón”, agregó Kellogg. “Maneja sabiamente la espada cuando es necesario, pero cree en buscar la paz en lugar del conflicto perpetuo”.

Kellogg resaltó que a diferencia de sus oponentes, el presidente Trump ha cumplido sus promesas de “mantenernos fuera de conflictos innecesarios y de perseguir el fin de las guerras sin fin”.

El jueves, el senador por Arkansas, Tom Cotton, dijo que Estados Unidos necesitaba un presidente que lo defienda, no uno que se arrodille, en relación con informes de inteligencia que indican que China estaría respaldando al candidato demócrata.

“China no se rinde, de hecho, están apoyando a Joe Biden. Los otros enemigos de Estados Unidos tampoco se rendirán. Pero Joe Biden estaría tan equivocado y tan débil durante los próximos cuatro años como lo ha estado durante los últimos cincuenta”, expresó Cotton.

En su discurso de los “belicistas” y los “fanáticos de la globalización”, el ex director interino de Inteligencia Nacional, Richard Grenell, dijo que “ningún candidato se atrevió a admitir que algo había salido muy mal con la política exterior estadounidense. Que el votante estadounidense, el soldado estadounidense y el contribuyente estadounidense habían sido defraudados”.

César Munera – BLes.com