Joe Biden calificó a su homólogo ruso como una persona “brillante” y “un gran adversario”, pero dijo que pondrá límites. Su política sigue siendo poco clara a dos días de la reunión con Putin, a quien llamó “asesino” hace tres meses

Desde que asumió la Presidencia de Estados Unidos, Joe Biden ha enviado mensajes ambiguos a su homólogo ruso, Vladimir Putin. Hasta los momentos, lo más relevante ha sido cuando el demócrata le llamó «asesino», lo que desató las críticas del Kremlin y el retiro del embajador en Washington. Por esos mismo días, EE. UU. imponía sanciones por el uso de armas químicas contra los disidentes. Pero luego, Biden le propuso iniciar un «diálogo estratégico de estabilidad». Esta vez, en la reciente cumbre de la OTAN, el mensaje siguió la misma línea de contradicciones.

Si bien las relaciones entre ambas naciones no han cruzado las líneas rojas diplomáticas, hay expectativas sobre el primer encuentro personal entre los mandatarios. Es bien conocido lo que respondió Putin a aquella acusación del demócrata. “Siempre vemos en los demás nuestras propias cualidades, pensando que son como nosotros”, dijo y agregó que le deseaba «buena salud».

A tan solo dos días de la esperada reunión Putin-Biden, el presidente estadounidense habló sobre el mandatario ruso en la cumbre de la OTAN, en Bruselas. Durante una rueda de prensa lo calificó como una persona «brillante», «dura» y un «adversario digno».

Pero también dijo que «le dejará claro» a Putin las áreas en las que pueden cooperar. En caso de no haber cooperación, EE. UU. «responderá».

Lo cierto es que no hay total claridad de cuáles decisiones tomará Biden respecto a Rusia, otra potencia bélica con la que han recrudecido las tensas relaciones. Michael Kimmage, profesor de historia de la Universidad Católica de América, resumió por qué no hay un foco claro en las relaciones con Rusia.

Biden no hizo campaña para restablecer las relaciones de Estados Unidos con Rusia, y no ha seguido ese enfoque como presidente. En cambio, su política de Rusia supone un alto grado de fricción con Moscú.

Biden dice que «no busca conflicto»

Durante su rueda de prensa, luego de terminar la cumbre de la OTAN, Biden aseguró que supuestamente «unos diez o doce líderes» del grupo le agradecieron por su próxima conversación con Putin. Además, condenó la ocupación de territorios ucranianos y advirtió sobre la situación del opositor Alexéi Navalni. Si este llegara a morir, «dañaría» las relaciones de Moscú con el resto del mundo. «No estoy buscando un conflicto con Rusia», añadió.

Cuando le preguntaron si continuaba pensado que Putin es un asesino, Biden satirizó la respuesta. “Yo también me río”, dijo en referencia a su homólogo cuando respondió por su señalamiento

Todo parece estar listo en Ginebra para el encuentro entre ambos mandatarios. El mundo está expectante para saber cómo serán las relaciones en los venideros años de la administración estadounidense. Sin embargo y por más que no haya certeza de su política exterior hacia Rusia, Biden, junto a sus pares de la OTAN, calificaron a Rusia y China como «regímenes autoritarios».

EEUU cambia de posición ante la OTAN

Durante su asistencia la cumbre, el mandatario también mostró el cambio de EE. UU. ante la OTAN. Para Biden, se trató de una jornada «increíblemente productiva». Su percepción se traduce en un distanciamiento respecto a la posición que mantuvo el expresidente Donald Trump.

Biden ha tenido como política revertir o anular muchas decisiones del exmandatario republicano. Las órdenes ejecutivas sobre el tema migratorio son prueba de ello. Ahora en el capítulo de la OTAN, dejó ver de nuevo estas intenciones.

También le recomendamos: Resumen de noticias: ¿Trump vuelve antes de lo que pensábamos? | Auditorías imparables | Latinoamérica entre comunismo y libertad (Video)

Ad will display in 09 seconds

En 2018 Trump advirtió que EE. UU. venía gastando mucho más en la organización que cualquier otro país. Lo cual no era «justo ni aceptable». Agregó que EE. UU. estaba pagando el 90 % de la OTAN, mientras que otros países no llegaban al 2 %. El señalamiento se debe a que los integrantes de la OTAN deben destinar al menos el 2 % de su PIB en defensa, sin embargo esto no ocurre.

Y es algo que la organización reconoce. En la agenda de cambios quedó el compromiso de aportar dicho porcentaje para 2024, un objetivo que, como reseñó la agencia EFE, aún están lejos.

Oriana Rivas – Panampost.com