Redacción BLesA pesar de las amenazas constantes de caravanas con millones de migrantes que pretenden ingresar a Estados Unidos de manera ilegal por la frontera Sur, el presidente Joe Biden el jueves retiró la declaración de emergencia fronteriza nacional que el presidente Donald Trump estableció en 2019 para ayudar a reducir la migración y redirigir fondos federales para la construcción del muro fronterizo.

En una carta dirigida a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el presidente Biden anunció el fin de la declaración de emergencia fronteriza. “He determinado que la declaración de emergencia nacional en nuestra frontera sur no estaba justificada”, afirmó Biden en la carta.

La carta no especifica a dónde se dirigirán los fondos no gastados y ya asignados para la construcción del muro fronterizo en 2020 y 2019. Tampoco fue del todo claro si continuará o no con su construcción pero, se especula que no lo hará porque en otras oportunidades, aunque sin argumentos, ha criticado la medida. 

“Por la presente informo al Congreso que la emergencia nacional declarada por la Proclamación 9844, y que continuó el 13 de febrero de 2020 y el 15 de enero de 2021, se da por terminada y que las autoridades invocadas en dicha proclama ya no serán utilizadas para construir un muro en la frontera sur”, con estas palabras Biden puso fin al último esfuerzo de la era Trump por garantizar un sistema justo y controlado de inmigrantes en los Estados Unidos.

Biden ya había ordenado a sus funcionarios que dejen al menos momentáneamente de construir el muro fronterizo con el dinero recibido a través de los fondos de emergencia, en su mayoría del Pentágono, los cuales ayudaron a construir 450 millas del muro fronterizo que aún sin estar finalizado tuvo excelentes resultados en lo que respecta al control irrestricto de inmigrantes ilegales que históricamente se filtraron con suma facilidad en las zonas donde hoy hay un muro que lo impide.

Le recomendamos:

Aquellos defensores de la inmigración descontrolada, ahora reclaman a Biden que también elimine la normativa impuesta por Trump, conocida como “Título 42”, a través de la cual la Casa Blanca en marzo pasado permitió a la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) expulsar extranjeros ilegales arrestados en la frontera argumentando una emergencia sanitaria por el virus PCCh.

Algunos legisladores republicanos persuadieron a Biden para que no elimine la barrera del Título 42. Cincuenta legisladores republicanos firmaron una carta el 9 de febrero dirigida al presidente de los EE. UU. advirtiendo que la política de la administración Trump respecto a la normativa Título 42, es la única política que garantiza actualmente que la frontera Sur no colapse de inmediato. 

El pasado 16 de enero, hace menos de un mes, el entonces presidente Dondald Trump firmó la extensión de la emergencia fronteriza, considerando la amenaza de una gran caravana de migrantes centroamericanos dirigiéndose a la zona de frontera entre Estados Unidos y México, en reclamo de las promesas pronunciadas por Joe Biden sobre la eliminación del muro construido en la frontera sur por el presidente Trump y la flexibilización de las políticas migratorias.  

“La actual crisis humanitaria y de seguridad fronteriza en la frontera sur de los Estados Unidos continúa amenazando nuestra seguridad nacional, incluso al exacerbar el efecto de la pandemia causada por COVID-19, pero se necesitan más acciones para abordar la crisis humanitaria y controlar la migración ilegal y el flujo de narcóticos y delincuentes a través de la frontera sur de Estados Unidos”, dijo Trump en el anuncio, mostrando su preocupación por la delicada situación que se vive en la frontera Sur y que Biden decide ignorar. 

Cuando Trump tomó la decisión de extender la emergencia, en Honduras comenzaban las caravanas que varios usuarios de Twitter publicaron dándole la razón al expresidente sobre la peligrosa situación:

Joe Biden como parte de sus anuncios demagógicos prometió amnistía a los inmigrantes y está cumpliendo con celeridad sus promesas de flexibilización en políticas migratorias, ahora los Estados Unidos se debe enfrentar a una situación que puede ser caótica y Biden deberá hacerse responsable.

Andrés Vacca – BLes.com