¿Alguien cree realmente que Joe Biden, quien no es un capitalista sino un político de toda la vida, sabe “la manera correcta de invertir” $6 billones de dólares?

l 27 de mayo, durante un discurso en Ohio, el presidente Joe Biden le dijo a los oyentes: “Soy un capitalista”, pero “el acuerdo básico en este país se ha roto”. “Desde 1979”, dijo, “la productividad ha crecido cuatro veces más rápido que los salarios”. Solía ser así, si trabajabas duro y contribuías al éxito de la empresa, tienes que compartir el éxito, pero eso ya no es así. Así es como funcionan las economías capitalistas sanas. Pero en el camino, empezamos a ver el mercado de valores y los beneficios de las empresas y la remuneración de los ejecutivos como la única medida de nuestro éxito económico.

Además, “los directores generales solían cobrar 35, 36 veces al [sic] empleado promedio, y deberían cobrar por su trabajo.

“Ahora es más de 370 veces más que el empleado promedio. Como diría mi madre: ‘¿Quién se ha muerto y les ha dejado de jefe?”.

El gobierno puede y debe arreglar las disparidades salariales”, dijo Biden, invirtiendo estratégicamente el dinero de nuestros impuestos e instituyendo políticas de manera que se creen “buenos puestos de trabajo -empleos estadounidenses que ofrezcan buenos salarios y dignidad”. Así, pretende ofrecer educación preescolar y universitaria, reconstruir el sistema de autopistas de Estados Unidos, aumentar el acceso a Internet de alta velocidad, financiar la investigación de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) sobre el Alzheimer, el cáncer y la diabetes, y mucho más. “Mi plan tiene la forma correcta de invertir”, dijo, “repartiendo las inversiones claves a lo largo del tiempo para limitar la presión de los precios”. En total, las propuestas de Biden costarían a los contribuyentes unos $6 billones de dólares, que piensa recaudar aumentando los impuestos a las empresas y a los individuos ricos.

Esto plantea varias preguntas. Entre ellas, ¿alguien cree realmente que Joe Biden, que no es un capitalista sino un político de toda la vida, sabe “la manera correcta de invertir” $6 billones de dólares? En particular, en 2009, la CBS estimó que el patrimonio neto de Biden era de menos de $30.000 dólares, lo que le convertía en la figura más pobre de la administración, a pesar de que, desde 1991, los contribuyentes le habían dado un salario anual de más de $100.000 dólares.

Salvo en el caso de los privilegios gubernamentales, los empresarios y ejecutivos ricos se enriquecen en gran parte porque saben utilizar el dinero y los recursos para crear más dinero y recursos. Por el contrario, como la historia ha demostrado repetidamente, los burócratas pueden gastar nuestro dinero, pero no tienen experiencia en cómo invertirlo de manera rentable.

Otra pregunta: ¿Queremos burócratas expertos en “invertir” el dinero de nuestros impuestos? El propósito del gobierno no es gestionar nuestra riqueza, sino proteger nuestros derechos. Al igual que evaluamos a los cirujanos cardíacos en función de lo bien que realizan el triple bypass, no las endodoncias, deberíamos evaluar a los políticos en función de lo bien (y eficazmente) que protegen nuestros derechos, no en función de si saben “la manera correcta de invertir”. Para saber invertir, recurrimos a los directores generales de empresas, por quien “votamos” al comprar acciones de las empresas y participando en las juntas de accionistas.

La remuneración de los directores generales refleja la gran demanda de personas con habilidades raras y valiosas. Hoy en día, hay más empresas compitiendo por ese talento que nunca, lo que explica, al menos en parte, la continua trayectoria ascendente de la remuneración de CEOs que disgusta a personas como Biden. Aunque la cantidad (y quizá la calidad) de ejecutivos cualificados ha crecido en los últimos cincuenta años, también lo ha hecho la demanda, la complejidad del trabajo, los ingresos potenciales de las empresas y el reconocimiento del papel del director general en la realización de ese potencial. Y, con respecto a esto último, si comparamos las condiciones de vida de hoy con las de hace cincuenta años, está claro que los directores generales han hecho, en general, un excelente trabajo, suministrándonos productos y servicios que mejoran la vida a precios cada vez más bajos.

Pero, ¿qué tan bien han hecho los políticos su trabajo de proteger los derechos? Entre los muchos gráficos llamativos y sugerentes que podrían ayudarnos a explicar el estancamiento de los salarios de los trabajadores están los que siguen el crecimiento del Registro Federal, el registro de todas las leyes federales, junto con los que siguen el crecimiento del Estado con beneficios sociales.

Curiosamente, más o menos al mismo tiempo que el crecimiento salarial, ajustado a la inflación de los trabajadores comenzó a aplanarse, nuestros políticos empezaron a ampliar tanto el número de regulaciones como el tamaño del Estado con bienestares sociales. A partir de la década de 1960, la “Gran Sociedad” de Lyndon B. Johnson aumentó enormemente el tamaño y el alcance de los planes estadounidenses de redistribuir la riqueza. Luego, en 1969, Richard Nixon subió los impuestos a las empresas y estableció una serie de agencias encargadas de regular lo que pueden y no pueden hacer, incluyendo la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, la Agencia de Protección Ambiental y la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo. Si indagamos en la naturaleza de este crecimiento masivo del gobierno, vemos que viola los derechos, al tiempo que enfrenta a unos grupos con otros, incentivando a esos grupos a abogar por tal o cual interés especial. Como observa acertadamente Michael Dahlen:

El vasto crecimiento del Estado regulador de derechos condujo al vasto crecimiento de los grupos de presión y de los gastos de campaña. ¿Por qué? Cuanto más interviene el gobierno en la economía -restringiendo la libertad de las empresas, ordenando lo que deben y no deben hacer, imponiendo onerosos costos para cumplir-, más incentivos tienen las empresas para influir en la forma de intervenir. Además, un gobierno que redistribuye fuertemente la riqueza, favoreciendo a unos a costa de otros, fomenta una sociedad de grupos de interés: Los grupos privilegiados presionarán para proteger su botín, algunas víctimas presionarán para convertirse en un grupo privilegiado y otras víctimas presionarán para proteger sus derechos. Como escribió el gran economista político francés Frédéric Bastiat en 1850, cuando la ley es “desviada de su verdadero propósito -que puede violar la propiedad en lugar de protegerla- entonces todo el mundo querrá participar en la elaboración de la ley, ya sea para protegerse contra el saqueo o para utilizarla para el saqueo”.

También le recomendamos: El PLAN CLIMÁTICO de BIDEN propone COMER UNA HAMBURGUESA al MES

Ad will display in 09 seconds

Si, como dice Biden, los llamados trabajadores de clase media compartieron en su día los éxitos de sus empresas, ¿es de extrañar que compartan también las crecientes cargas normativas y fiscales de sus empresas? ¿Debería sorprendernos que los salarios se estancaran a medida que las empresas dedican más tiempo y recursos a navegar por el bosque cada vez más espeso de la burocracia? ¿Y qué suponemos que ocurrirá cuando Biden haga realidad, como dijo un periodista, su “ambición de devolver al gobierno federal el papel que desempeñó durante el New Deal y la Gran Sociedad“?

Si queremos salarios más altos -y quién no-, en lugar de seguir “desviando la ley de su verdadero propósito” y cultivando una zona de guerra de grupos de interés en competencia, podríamos empezar por invertir el rumbo hacia un gobierno limitado a su función adecuada de proteger nuestros derechos.

Si queremos salarios más altos -y quién no-, entonces en lugar de seguir “desviando la ley de su verdadero propósito” y cultivando una zona de guerra de grupos de interés en competencia, podríamos empezar por revertir el rumbo hacia un gobierno limitado a su función apropiada de proteger nuestros derechos. Esto -la fuente del éxito estadounidense- es la esencia del capitalismo. Y Biden, el autodenominado “capitalista”, ha “invertido” en destruirlo durante los últimos cincuenta años.

Jon Hersey – fee.org.es