Redacción BLesSegún anunció el jueves el Dr. Anthony Fauci en un mensaje dirigido a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la administración Biden en los próximos días revocará la normativa del expresidente Donald Trump que prohíbe que el dinero de los contribuyentes estadounidenses sean utilizados para financiar organizaciones extranjeras que practiquen o promuevan el aborto. 

La administración Biden finalmente dejará sin efecto la legislación que Trump logró imponer a través de la cual se impidió el financiamiento gubernamental hacia organizaciones que promueven y practican el aborto en el extranjero.

La acción de Trump fue festejada por la población que defiende la vida y los derechos de los niños no nacidos en todo el mundo, teniendo en cuenta que son 9 mil millones de dólares anuales los que Estados Unidos pone a disposición de asistencia extranjera en salud, que habían quedado bloqueados para los movimientos izquierdistas en favor del aborto por todo el mundo. 

Ahora estos movimientos podrán nuevamente acceder a esos fondos de los contribuyentes estadounidenses, los cuales, cabe destacar, en gran parte no comparten las políticas abortistas.

Evelyne Opondo, directora para África del Centro de Derechos Reproductivos y reconocida activista en favor del aborto, festejó la decisión de Biden y expresó: “Espero que esto permita reabrir muchas clínicas en África”. 

El Dr. Anthony Fauci fue quien anunció la decisión de la nueva administración en declaraciones a la OMS, diciendo que con el supuesto fin de proteger a las mujeres y niños en todo el mundo se había decidido “revocar la Política de la Ciudad de México en los próximos días, como parte de su compromiso más amplio de proteger la salud de las mujeres y promover la igualdad de género en el hogar y en todo el mundo”.

Le recomendamos:

videoinfo__video2.bles.com||4ecf75214__

Ad will display in 09 seconds

La legislación, popularmente conocida como “Ciudad de México”, es una reglamentación que fue impuesta en la era Reagan, luego fue anulada y Trump volvió a activarla e incluso reforzó su alcance. 

La reglamentación también se amplió para rechazar la financiación de ONG extranjeras que proporcionan fondos a otros grupos extranjeros que apoyan o promueven abortos, en lo que se ha descrito como “planes de financiación de puerta trasera”.

El secretario de estado de la administración Trump, Mike Pompeo, fue otro gran defensor de la legislación y en repetidas oportunidades demostró su apoyo incondicional a la decisión del expresidente.

“También dejamos en claro que nos negaremos a brindar asistencia a ONG extranjeras que brinden apoyo financiero a otros grupos extranjeros en la industria global del aborto”, dijo el exsecretario de Estado Mike Pompeo en marzo de 2019. “Haremos cumplir una prohibición estricta de los esquemas de financiación clandestinos, los dólares de los contribuyentes estadounidenses no se utilizarán para financiar abortos”.

Durante su campaña, Biden ya se había comprometido con rescindir la política provida, según informó su sitio web. El expresidente Barack Obama también anuló la iniciativa de Reagan apenas asumió su cargo.

De hecho, en 2013, ya en su segundo mandato, Obama se comprometió a apoyar a Planned Parenthood en contra de lo que describió como “esfuerzos para hacer retroceder el reloj en políticas retrógradas”, refiriéndose a las acciones de algunos grupos provida, según informó Breitbart en ese momento.

El presidente Trump, en su campaña electoral para las elecciones de 2016, se presentó como un candidato provida y durante los siguientes cuatro años los hechos demostraron que realmente actuó en consecuencia. En contraste Joe Biden, como vicepresidente de Obama, defendió el aborto y a las grandes corporaciones que hicieron una industria de ello.

Andrés Vacca – BLes.com