Redacción Bles- El presidente estadounidense, Joe Biden, aludió varias veces ante líderes del Grupo G7, que retoma compromisos de política exterior rechazados como perjudiciales para los estadounidenses por el expresidente, Donald Trump.

Un oficial de la administración Biden fue quien informó de algunos de los discursos emitidos por Biden el 19 de febrero, ya que fueron cerrados a la prensa según The Blaze del 20 de febrero. 

En uno de ellos Biden habló sobre: “sus planes para remodelar drásticamente la agenda política exterior de Estados Unidos”. El Grupo de los Siete es integrado por Alemania, Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido.

Otro de sus discursos contenía el mensaje de que “Estados Unidos ha vuelto y que la alianza transatlántica ha vuelto”. 

Asimismo, Biden habló sobre: “la propuesta central de que la alianza transatlántica es una piedra angular para el compromiso de Estados Unidos en el mundo en el siglo XXI, al igual que lo fue en el siglo XX”.

Además, ante la OTAN Biden adoptó una actitud política diametralmente opuesta a la de su predecesor Trump. 

Las declaraciones anteriores unidas a su expresión de que “América no vuelve atrás”, son tomadas por el editor de The Blaze, Cris Enloe, como indicadoras de que Biden dio fin a la estrategia mediante la cual Trump daba prioridad al país, en el ámbito internacional.

Le recomendamos:

Por otro lado, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, informó sobre los planes del Departamento de Estado de negociar con Irán nuevamente, lo que fue ásperamente criticado por congresistas republicanos. 

“Estados Unidos aceptaría una invitación de la Alta Representante de la Unión Europea [Federica Mogherini] para asistir a una reunión del P5+1 e Irán para discutir una vía diplomática sobre el programa nuclear iraní”, dijo esta semana Price, de acuerdo con France24. 

Esta última sería una de las marchas atrás de Biden más riesgosa para la seguridad nacional, dado que Irán seguirá produciendo uranio para la producción de bombas atómicas.

Así se infiere de lo dicho por el ex secretario de Estado, Mike Pompeo, quien contrariamente a las acciones de la Unión Europea no cedió ante las pretensiones del régimen iraní. 

“Adoptar el modelo de conciliación de la Unión Europea garantizará a Irán un camino hacia un arsenal nuclear”, enfatizó Pompeo. 

Por otro lado, Biden también unió a Estados Unidos de nuevo con el controvertido Acuerdo de París, aún a costa de la pérdida de millones de empleos a futuro, y de arruinar la independencia energética lograda como récord en 70 años por Trump.  

Claramente, muchas de las órdenes ejecutivas firmadas por Biden en sus primeras semanas de gobierno desmantelan por completo, logros que beneficiaban a los estadounidenses, y evidencian que la prioridad de Biden es su agenda política izquierdista, aunque ésta signifique que EE. UU. pierde la prioridad y el primer lugar concedidos y defendidos por Trump. 

José Hermosa – BLes.com