El presidente demócrata culpa a los republicanos, pero dentro de su partido hay diferencias que deben solucionar antes del 18 de octubre, fecha límite del Departamento del Tesoro

La última semana de septiembre estuvo cargada de tensión para la política estadounidense. Elevar el techo de la deuda federal es un tema que se cierne sobre la Casa Blanca paralelo a la aprobación del presupuesto fiscal de 3,5 billones de dólares y el de infraestructura de 1,2 billones. Todo está en suspenso. Al ser consultado por la prensa, el presidente Joe Biden no descartó que el país pueda entrar en suspensión de pagos.

Por tal motivo, ambas cámaras aprobaron una legislación para evitar un cierre federal parcial y mantener al gobierno financiado hasta el 3 de diciembre y suspender el límite de deuda hasta el 16 de diciembre de 2022. Pero la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, aseguró que la fecha límite real es el 18 de octubre. Es decir, el tiempo corre en contra. En el Congreso los demócratas se enfrentan a diferencias dentro de sus propias filas que les impiden avanzar con sus propuestas presupuestarias.

Mientras tanto, congresistas republicanos afirman que no ayudarán a levantar el límite de deuda debido al plan de gastos de los demócratas. Una cifra que ha recibido rechazo y ha encendido alarmas por traer consigo aumento de impuestos y numerosos gastos sociales. El líder republicano del senado Mitch McConnell escribió una carta a Biden con la siguiente aseveración:

«La posición de los republicanos es simple. No tenemos una lista de demandas. Durante dos meses y medio, simplemente hemos advertido que, dado que su partido desea gobernar solo, también debe manejar el límite de deuda solo».

¿Pero qué significa el techo de la deuda y por qué es tan importante? Varios medios estadounidenses se han dedicado a responder esta y otras preguntas dadas las discusiones que ha despertado en el Congreso. En esencia, es la cantidad máxima de dinero que el Tesoro de los Estados Unidos puede pedir prestada en forma de venta de bonos, explicó CNBC. El dinero se utiliza para pagar obligaciones financieras mensualmente, como pagos del Seguro Social, reembolsos de Medicare y otros programas como reembolsos de impuestos.

¿Qué pasa si no aumentan el límite?

Varias cosas. Pero en general, EE. UU. no podría pagar los compromisos anteriormente mencionados. “Sería muy perjudicial para el sistema bancario, para el sistema financiero”, dijo al medio estadounidense Andrew Mies, fundador y director de inversiones de la firma de gestión patrimonial 6 Meridian.

Si vamos al detalle, el Gobierno de Biden tendría que suspender ciertos pagos de pensión, retener o recortar el pago de los soldados y trabajadores federales, o retrasar los pagos de intereses, lo que constituiría un incumplimiento, explicó The Wall Street Journal. El Tesoro podría verse obligado a recortar los pagos en más del 40 %. Firmas de Wall Street dicen que «sería desastroso para los mercados financieros y la economía estadounidense».

Biden está trasladando la responsabilidad a los republicanos. En rueda de prensa los acusó de actuar de forma «irresponsable» y «peligrosa» al negarse a elevar el techo de la deuda, también señaló directamente al senador Mitch McConnell. Y es que el caucus necesita una supermayoría de 60 votos. Es decir, 10 votos más de los que ya tienen con su mayoría simple de 50 escaños. Para eso necesitan a sus rivales políticos, que defienden su posición de no endeudar más al país. Tal como explicó a CNBC el analista de Bankrate, Mark Hamrick, ″el techo de la deuda es un intento centenario de restringir el gasto federal». La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó hace tres meses que debe aumentarse de 22 billones a 28,5 billones de dólares.

¿Qué van a hacer los demócratas?

La ley estadounidense establece que si hay mayoría de senadores a favor del proyecto de ley, pero aún así no superan los 60, estos pueden recurrir a un proceso de reconciliación para permitir su aprobación por mayoría simple. Es decir 50 más el voto de la vicepresidente de EE. UU. Kamala Harris. Pero The Wall Street Journal lo tilda como «un proceso complicado y potencialmente lento, y no está del todo claro que podría completarse a tiempo».

Por su parte, los demócratas hablan de una «responsabilidad conjunta» a pesar que parecen haber omitido las voces republicanas con los otros presupuestos pendientes, tal como aseguró el senador Mitch McConnell. Además, culpan del aumento de la deuda a los recortes de impuestos de anteriores mandatarios como Donald Trump y George W. Bush.

Pero antes de mirar a la acera contraria, deben solucionar la oposición de sus propios senadores demócratas Joe Manchin y Kyrsten Sinema, quienes critican los enormes gastos que sus colegas pretenden aplicar al país. Según The Hills, Biden se reunirá virtualmente con los congresistas de su partido, incluidos estos dos senadores para llegar a un acuerdo que le permita avanzar a su gobierno.

Oriana Rivas – Panam Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.