Redacción BLes – A lo largo de la historia, las políticas bipartidistas han generado una permanente división en Estados Unidos, la cual se ha venido acentuando con el tiempo hasta la actualidad, en donde el rol de los medios de comunicación evidencia aún más la diferencia en los puntos de vista de los estadounidenses.

De acuerdo con una encuesta del Centro de Investigación PEW elaborada en 2017, 5000 adultos estadounidenses consideraron que la división partidaria en asuntos políticos relacionados con la discriminación racial, la inmigración, la diplomacia internacional y la ayuda gubernamental a los necesitados se ha ampliado considerablemente desde la década de 1990.

Actualmente dicha división bipartidista se ve más claramente en los principales medios de comunicación nacionales, en su mayoría de tendencia izquierdista que cada vez demuestran cómo se dedican a impulsar una agenda informativa dedicada a difundir ideas progresistas que amenazan con destruir los valores de la nación norteamericana.

Ya sea atacando a personalidades que defienden abiertamente los valores americanos, publicando información sesgada sobre el presidente Donald Trump o impulsando proyectos que pretenden reescribir la historia misma con fines ideológicos.

En una reciente columna de opinión, el abogado conservador y comentarista político Ben Shapiro, criticó al columnista Paul Krugman, de The New York Times, quien escribió que al día de hoy en los estados republicanos, la esperanza de vida de sus habitantes es menor que la de aquellos ciudadanos en los estados demócratas.

De acuerdo con Shapiro, Krugman desarrolló el artículo en relación con una crítica que hizo el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, sobre el aumento de la mortalidad en la nación como resultado de la secularización partidista, que significa la separación de las instituciones del gobierno y las instituciones religiosas.

En ese sentido, Krugman indica en la columna de opinión del New York Times que los males se concentran en los estados que votaron a Donald Trump.

“El análisis de Krugman es profundamente defectuoso. Es defectuoso porque es demasiado simplista. En primer lugar, los estados no son buenos representantes del punto de vista político dentro de los estados, lo que sería mucho más revelador: Texas abarca a Austin y Lubbock, por ejemplo”, expresó Shapiro en una columna de opinión de Fox News.

“En segundo lugar, Krugman vincula los patrones de votación de 2016 con los datos de 1990, pero algunos de los estados más afectados por la epidemia de opiáceos pasaron del azul al rojo (por ejemplo, Ohio, Virginia Occidental y Michigan), lo que demuestra que la votación puede haber sido el resultado de la angustia y no al revés”, añadió Shapiro.

En ese mismo sentido, el abogado dice que en su artículo, Krugman da a entender que el conservadurismo presagia una menor esperanza de vida en vez de aceptar que su decisión de volverse más conservadores se deba a las consecuencias de las políticas de izquierda.

Shapiro escribió que la realidad de las tendencias generales a lo largo del tiempo apuntan a que los estadounidenses de bajos ingresos, de manera desproporcionada, han resultado víctimas del liberalismo social.

“El declive de la religiosidad y el colapso concomitante de la iglesia y otras instituciones sociales han socavado precisamente a las mismas personas que han sido golpeadas duramente por la economía”, expresó Shapiro.

De acuerdo con el comentarista político, las personas de bajos ingresos y menos acceso a la educación, que contrario a las creencias populares constituyen la base de apoyo del presidente Trump, han sido las principales víctimas de las políticas izquierdistas.

Shapiro escribió en su columna: “Entre 1960 y 2010, la tasa marital entre los blancos de Belmont de 30 a 49 años de edad disminuyó del 94 por ciento al 84 por ciento; la tasa marital entre los blancos de Fishtown disminuyó del 84 por ciento al 48 por ciento”.

“De manera similar, la maternidad soltera aumentó del 1 por ciento de las mujeres blancas con educación universitaria en Belmont en 1970 a menos del 6 por ciento en 2008; para las mujeres de Fishtown, esa cifra se disparó del 6 por ciento al 44 por ciento”.

“Lo más revelador es que el secularismo aumentó para ambos grupos, pero mucho menos entre los residentes de Fishtown (de alrededor del 29 por ciento en las encuestas de 1972-1976 al 40 por ciento en las de 2006-2010) que entre los residentes de Belmont (del 38 por ciento al 59 por ciento)”, agregó el abogado.

Shapiro afirma que los ingresos de las personas que dependen de las instituciones sociales en realidad tienen un alto costo: “Una buena toma de decisiones y unas instituciones sociales sólidas tienen mucho que ver con el éxito en la vida”.

“La promoción de la mala toma de decisiones y la decadencia de instituciones sociales clave en nombre de la libertad personal puede parecer liberadora para los elitistas como Krugman, pero hay consecuencias para aquellos que no reciben cheques de seis cifras de los periódicos de Manhattan”, concluye el abogado.

[súmate a nuestro grupo “Hispanos por Trump” y déjanos tu opinión]

Te puede interesar: El Presidente Trump está ayudando a quienes desesperadamente necesitan ayuda

videoinfo__video2.bles.com||71ed0aae4__

Ad will display in 09 seconds