Redacción BLesEl exfuncionario más alto de contrainteligencia de los Estados Unidos, William Evanina, ayudó a frustrar el intento de Beijing de colectar el ADN de los estadounidenses por medio de las pruebas del virus PCCh, según un informe de CBS. No obstante, dijo que el régimen chino hace tiempo viene robando este tipo de datos y el alcance es abrumador.

“Las potencias extranjeras pueden recoger, almacenar y explotar la información biométrica de las pruebas del COVID”, declaró Evanina, ex director del Centro Nacional de Contrainteligencia y Seguridad (NCSC) de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional (ODNI).

William Evanina tiene una trayectoria de 31 años en el gobierno; 24 años en el FBI y los últimos 6 años de su carrera fue el director de contrainteligencia. La semana pasada, Evanina anunció su renuncia. 

BGI, una de las firmas de biotecnología chinas más grandes del mundo, ofreció al estado de Washington, Nueva York y California, responsabilizarse de realizar pruebas del virus PCCh en laboratorios cuando el primer brote de este ocurrió en los Estados Unidos.

El Sr. Evanina cree que los chinos están tratando de recoger el ADN de los estadounidenses para ganar una carrera por el control de los biodatos del mundo.

“Esto demuestra la nefasta mentalidad del Partido Comunista de China, para aprovecharse de una crisis mundial como la de COVID”, expresó Evanina. “Publicamos un aviso no sólo a todos los estadounidenses, sino a hospitales, asociaciones y clínicas. Sabiendo que BGI es una empresa china, ¿entendemos a dónde van esos datos?”

Le recomendamos:

Todas las empresas chinas deben tener un delegado del Partido Comunista Chino dentro de su dirección. La propiedad privada en China no existe y la gran mayoría de estas compañías grandes son forzadas a compartir sus datos con el gobierno.

Si bien el uso de los biodatos puede ser útil para desarrollar medicamentos y tratamientos específicos, y muchas compañías lo hacen localmente, los biodatos se han convertido en un bien de lujo, que mal usado podría causar serios problemas para la seguridad nacional y la economía de un país.

Cuando una fuerza extranjera posee tu ADN y otro tipo de datos, puede saber tu pasado, tu futuro. Analizando estos biodatos, puede anticiparse a qué tipo de medicamentos necesitarías y monopolizar la industria de esa droga o tratamiento que necesites.

“Desde el punto de vista del costo existencial a largo plazo para nuestra nación, ¿queremos hacer eso? ¿Queremos que otra nación elimine sistemáticamente nuestros servicios del cuidado de la salud? Eso es lo que está ocurriendo”, expresó preocupado Evanina.

El exdirector de contrainteligencia también alertó a la gente sobre el uso de pruebas genéticas que se realizan con un test para conocer qué tipo de ancestros tuvo una persona.

“Es tu pasado y tu futuro, así como el de tus hijos. Es muy arriesgado y creo que [la gente] lo desconozca es probablemente lo más arriesgado”.  

Según Evanina, estas empresas chinas han estado invirtiendo millones de dólares en compañías de biotecnología de los Estados Unidos para conseguir acceso a datos de salud y a la tecnología americana. 

El 10 de febrero del 2020, el FBI anunció que un grupo de hackers chinos logró penetrar en la base de datos de Equifax, una compañía dedicada a realizar reportes crediticios. Según el informe, los hackers se robaron los datos personales de más de la mitad de los estadounidenses.

“Probablemente, en los últimos cinco años, cinco o seis empresas del sector sanitario han sido, yo diría, penetradas, exfiltradas, hackeadas por China”, explicó Evanina. “Las estimaciones actuales son que el 80% de los adultos estadounidenses han sufrido el robo de toda su información personal identificable por parte del Partido Comunista de China”.   

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com