Michelle Bachelet deberá algún día responder, o quizás nunca. Su último viaje como presidente fue a Cuba, visitando al dictador Raúl Castro

Michelle Bachelet es una vergüenza y cómplice de la dictadura cubana, que viola todos los días los derechos más básicos del ser humano. Deberá algún día responder, o quizás nunca. Su último viaje como presidente fue a Cuba, visitando al dictador Raúl Castro.

62 años sometidos a una vida infrahumana es una eternidad, pero la represión es brutal y las personas sin armas son incapaces de defenderse. Son conocidas las tácticas de los agentes cubanos para someter y reprimir, son unas verdaderas bestias.

Una nueva generación no tiene miedo y ha puesto en jaque a uno de las dictaduras más repugnantes de la historia reciente, quien se da el lujo de tomar presos a personas en vivo y en directo, golpear a mansalva y un uso desproporcionado de la fuerza, además de cortar Internet.

Así y todo, Cuba no se rendirá. Ya no les pueden quitar nada más que la vida a los cubano y muchos están dispuestos a darla para sacar a ese antro de delincuentes de la isla.

Ahora como buenos comunistas culpan de todos sus males a Estados Unidos y el bloqueo, se olvidan que pusieron unos cohetes apuntando a Estados Unidos. Y si se habla de intervención extranjera, no nombrán a China y Rusia, que subsidian a esta dictadura famélica. Ahí no es intervención extranjera, es cooperación internacional.

Una vez más queda al descubierto la nula o negativa capacidad de estas instituciones globalistas como la ONU, la impresentable Alta Comisionada de derechos humanos Bachelet, la OEA y la OMS, no olvidemos que no dieron aviso oportuno del coronavirus. Es decir, no solamente no sirven, además hacen daño.

También le recomendamos: Lo que nadie cuenta: ¿Cuál fue la chispa que encendió la histórica protesta en Cuba? [Video]

Ad will display in 09 seconds

Pronto se liberará Cuba y en solo días Maduro caerá en Venezuela, no se sostiene una semana si cae Cuba.

Deben aprender los votantes que el comunismo puede llegar hoy por vías democráticas pero siempre terminará en una dictadura totalitaria, donde se multiplicarán los pobres, la prostitución infantil, escasez y desabastecimiento, además de una represión brutal a quien piensa distinto.

José Francisco Cuevas – Panampost.com