Redacción BLesMientras el proceso electoral en Estados Unidos está en su punto más crítico, el impulso de la economía del país no se detiene. El descenso a 751.000 de las solicitudes de ayuda por desempleo la semana anterior, sería una de las evidencias.  

El Departamento de Trabajo informó sobre esta disminución para la semana que finalizó el 31 de octubre, y ahora la cifra es comparable a la registrada en marzo, según su página web. 

Las solicitudes marcaron el récord de 6,87 millones para la semana del 27 de marzo, a causa del desastre causado por el virus PCCh (Partido Comunista de China).

Luego, las ayudas disminuyeron a un millón en agosto, y desde entonces continúan descendiendo constantemente. 

Por otro lado, las solicitudes continuas, o sea las que se siguieron haciendo después de la solicitud inicial, cayeron a 7.285.000, mostrando una disminución de 538.000 con respecto a la semana anterior.

Otro de los indicadores de la robustez de la economía lograda durante la administración Trump se refleja en una tasa de desempleo de 7.9%, a pesar del terrible impacto causado por el virus PCCh. 

También se incrementó el producto bruto interno (PBI) real a una tasa anual del 33,1% en el tercer trimestre de 2020, como una muestra de la oportuna medida de reabrir las empresas y reanudar las actividades, señaló la Oficina de Análisis Económico (BEA, por la sigla en inglés).

En particular la confianza de las pequeñas empresas de EE. UU. fue uno de los factores que impulsó la economía. En septiembre aumentó 3.8 puntos, retomando la tasa más alta desde febrero.

El economista jefe de la Federación Nacional de Empresas Independientes (NFIB, por la sigla en inglés) Bill Dunkelberg, explicó un poco acerca de este caso. 

“A medida que algunas partes del país continúan abriendo, las pequeñas empresas están viendo algunas mejoras en el tráfico peatonal y en las ventas”, dijo Dunkelberg. 

Una economía saludable es una de las aspiraciones de la mayoría de los estadounidenses, y a este aspecto de la política nacional le dan prioridad, por eso el presidente estadounidense parece haber obtenido un gran favoritismo entre los electores. 

Esta preferencia se observa en los resultados de una encuesta de America First Priorities, publicada por Daily Caller en septiembre. 

En ella, el 20% de los encuestados dieron prioridad a los empleos y a la economía, los aspectos con mejores indicadores durante la gestión del presidente Trump.

José Hermosa – BLes.com