Redacción BLes– Momentos previos de que se conociera el diagnóstico del presidente Donald Trump, que resultó positivo para el virus del PCCh (Partido Comunista chino) o COVID-19, se detectó la presencia de dos aviones Boeing E-6B Mercury sobrevolando a lo largo de ambas costas del territorio estadounidense.

El vuelo de las aeronaves conocidas como los ‘aviones del juicio final’ de la Marina de los Estados Unidos había sido planificado con anticipación, y según dijo un portavoz del Comando Estratégico de EE. UU. las operaciones de vuelo y el anuncio sobre el estado de salud del presidente y la primera dama fue “pura coincidencia”, informó Fox News.

Rastreadores en las redes sociales se percataron de que un Boeing E-6B Mercury volaba a lo largo de la costa este y otro fue visto en el aire sobre Oregon.

Tim Hogan, un practicante de código abierto, dio a entender en su cuenta de Twitter que no podría ser un accidente que los E-6 estuvieran en el aire sobre ambas costas en los minutos anteriores al anuncio de Trump de que estaba infectado.

El gobierno de Estados Unidos emplea el E-6B para transmitir instrucciones a la flota de submarinos balísticos que están distribuidos en aguas de todo el mundo. Los navíos tienen la capacidad de desplegar misiles balísticos.

Según informó Forbes, “en una guerra atómica, los E-6 transmitirían órdenes a los boomers de Ohio, ayudando a las tripulaciones de los barcos a apuntar a ciudades enemigas y bases militares con misiles balísticos lanzados desde submarinos Trident con punta nuclear, o SLBM”.

La revista señaló que las operaciones de ambas aeronaves que habían despegado de la Base de la Fuerza Aérea de Oklahoma tenían “fines de entrenamiento”.

Así mismo indicó que los oficiales militares probablemente querrían ser vistos. “Hogan rastreó los E-6 en un software público que registra los transpondedores de radio de los aviones. Los aviones militares a menudo apagan sus transmisores para evitar ser rastreados. Si los transmisores de un avión militar están encendidos, es porque su tripulación quiere ser vista”, señaló la revista.

Los E-6B Mercury hacen parte de la flota 16 del Pentágono y operan como puestos de mando nucleares. Los aviones de cuatro motores son versiones modificadas del avión Boeing 707, tienen integrados sistemas de comunicación especiales y su tripulación puede comandar los submarinos de misiles balísticos clase Ohio de la Marina, informó Just The News.

Fox News informó, que las operaciones de los puestos de mando aerotransportados generó especulaciones sobre una advertencia dirigida a los enemigos de Estados Unidos, luego de que se diera a conocer la noticia del test positivo del presidente Trump.

Por su parte, un alto funcionario de defensa dijo al medio antes citado, “no han habido cambios en el ejército estadounidense” en cuanto a la defensa del presidente de los Estados Unidos. “El presidente sigue siendo el comandante en jefe”.

Por su parte el portavoz del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Johnathan Hoffman, señaló que no había ningún cambio en “los niveles de alerta”.

“El Ejército de Estados Unidos permanece preparado para defender nuestro país e intereses. No hay ningún cambio en la disposición o capacidad de nuestras Fuerzas Armadas. Nuestro comando nacional y estructura de control no están afectados de ninguna manera por este anuncio”, señaló Hoffman en relación con el anuncio del contagio del presidente, informó CNBC.

El portavoz del Departamento de Defensa también dijo que tanto el secretario de defensa, Mark Esper, como el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE. UU., quienes se habían reunido con el presidente Trump el pasado domingo en la Casa Blanca, se sometieron a pruebas y dieron negativo.

César Múnera – BLes.com