Redacción BLes– Una auditoría técnica sobre las máquinas de Dominion Voting Systems utilizadas en el condado de Antrim, Michigan, ordenada por el juez Kevin Elsenheimer, arrojó una tasa de error del 68%, lo que sugiere que las máquinas han sido “diseñadas intencionalmente” para permitir el fraude. Como era de esperar, funcionarios estatales demócratas y representantes de Dominion cuestionaron el informe aunque sin utilizar ningún argumento sólido. 

El juez Kevin Elsenheimer fue quien ordenó la semana pasada realizar la auditoría en las máquinas de Dominion, haciendo caso al pedido del ciudadano William Bailey, quien emitió una demanda solicitando la impugnación de los resultados de las elecciones presidenciales de noviembre en Atrim, basado en los 6 mil votos que se cambiaron incorrectamente del presidente Donald Trump al candidato demócrata Joe Biden en la tabulación de votos anticipada.

La auditoría fue realizada por Allied Security Operations Group, una empresa dedicada a servicios cibernéticos cofundada por Russell Ramsland, quien ha sido citado como testimonio experto en varias de las demandas estatales presentadas por el equipo legal del presidente Trump. Según los informes, la auditoría se llevó a cabo en presencia de varios funcionarios del condado.

Le recomendamos:

El propio informe, firmado por Russell Ramsland, concluye que “el sistema de votación de Dominion está diseñado intencional y deliberadamente con errores inherentes para crear fraude sistémico e influir en los resultados de las elecciones”.

La tasa de error admisible en este tipo de máquinas establecida por el reglamento de la Comisión Federal Electoral, es de 1 en 250.000 boletas (0,0008%). Sin embargo, el propio informe indica que se observa una tasa de error del 68,05%. Esto demuestra un error importante y fatal en la seguridad y la integridad electoral”.

Y agrega aseverando que: “Los resultados de las elecciones del condado de Atrim 2020 no son certificables. Esto es el resultado de un error de máquina y/o software, no un error humano”.

Durante una entrevista, el abogado que representa a Bailey, Matthew DePerno, aseguró que como resultado de la investigación se determinó con certeza que Dominion Voting Systems está diseñado intencionalmente para crear errores de votación inherentes y sistémicos. Lo que supone que cuando se ejecuta una boleta a través de la máquina, incluso si es una boleta en blanco, tendrá un 68% de posibilidades de generar un error.

 “Cuando crea un error, esta máquina no rechaza la boleta. Lo que hace en cambio es enviarla a una carpeta y esa carpeta luego acumulará las boletas hasta el momento en que alguien decida que necesita esas boletas. Y luego esas boletas se adjudican en masa para el candidato deseado. Podría estar fuera del sitio, podría estar en algún lugar sentado frente a una computadora. Y, sin ningún tipo de supervisión, pueden hacer clic en un botón, enviar el lote completo de boletas a un candidato y luego enviarlas de vuelta al tabulador”.

Sin ningún tipo de fundamento, los funcionarios demócratas de Michigan rechazaron el informe en un comunicado de prensa, simplemente asegurando que las elecciones en Michigan “fueron las más seguras de la historia”. Evidentemente los hechos demuestran lo contrario. 

El demócrata Joe Biden fue declarado ganador de las elecciones presidenciales de Michigan, por sobre el presidente Trump por 146.123 votos. Ahora bien, si tenemos en cuenta el porcentaje de error de las máquinas de Dominion en favor de Biden, la victoria de Trump es arrolladora.

Andrés Vacca – BLes.com