Redacción BLes– El día de ayer arrestaron a una mujer sospechada de enviar un sobre a la Casa Blanca con veneno de ricina. Según informó personal de la justicia a AP News, la mujer fue apresada en la frontera entre Nueva York y Canadá.

La sospechosa fue detenida por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos en el cruce fronterizo de Peace Bridge cerca de Buffalo el domingo, y se espera que enfrente cargos federales por atentado.

La carta fue interceptada a principios de la semana pasada antes de que llegara a la Casa Blanca. Luego de una rápida investigación se dio con el paradero de la principal sospechosa que actualmente aguarda por una audiencia judicial programada para el martes. El nombre de la sospechosa fue reservado por el momento. 

Acorde a la información de funcionarios judiciales brindada a AP News, la carta con destino a la Casa Blanca habría sido enviada desde Canadá, la misma fue interceptada en una dependencia gubernamental dedicada a revisar el correo dirigido a la Casa Blanca y al presidente Donald Trump. 

Tras una investigación preliminar, indicó resultados positivos por ricina, una de las toxinas más potentes conocidas en el mundo, que se encuentra en las semillas del ricino. Según expertos, la exposición a la ricina por inhalación, ingestión o inyección puede provocar la muerte en dos o tres días.

Al no existir un antídoto específico, no es mucho lo que se puede hacer en pacientes que hayan estado en contacto con el veneno de ricina, más que brindar atención de apoyo con medidas como aplicación de suero, algunos fármacos para prevenir fallas orgánicas y oxígeno suplementario. Se han realizado esfuerzos para desarrollar antídotos contra la ricina, pero actualmente no se dispone de ninguno.

Según informó The Hill, sus primeros usos como arma datan de 1978, cuando se conoció que agentes de inteligencia búlgaros de influencia soviética, desarrollaron un dispositivo inyectable con un paraguas en el asesinato del periodista y activista Georgi Markov en el puente de Waterloo de Londres, los resultados de la autopsia confirmaron que se le había inyectado aceite de ricina.

Debido a su letalidad, como se demostró en el asesinato de Markov, la ricina fue considerada en los Estados Unidos como un arma biológica y grupos terroristas como ISIS  y Al Qaeda comenzaron a utilizarla asiduamente. El ejército de Irak también confirmó haber experimentado con ricina.

Debido al fácil acceso a las semillas de ricino y a la facilidad para su transportación, la convierte en un arma poderosa y, sobre todo, significativamente más fácil de desarrollar que otros agentes también utilizados para cometer atentados como el ántrax y la tularemia.

No es la primera vez que la Casa Blanca es destino de cartas con este poderoso veneno. Según reportaron distintos medios, en 2018, un veterano de la Marina estadounidense de Utah fue acusado de amenazar al presidente Donald Trump, al secretario de Defensa James Mattis y al director del FBI, enviándoles cartas con ricina. En ese entonces las cartas también lograron ser detectadas antes de llegar a sus destinatarios y nadie resultó herido. 

Andrés Vacca– BLes.com