Redacción BLes – Los camiones que transportan las máquinas de votación llegaron el miércoles 21 de abril para la auditoría de las elecciones, que comenzará este viernes, informó el Washington Examiner.

La auditoría es el resultado de meses de lucha por parte del Senado de Arizona, controlado por los republicanos, para poner en marcha una revisión a gran escala de los votos emitidos en Maricopa, el populoso condado que incluye Phoenix, donde el presidente Joe Biden ganó por poco más del dos por ciento de los votos.

Sin embargo, no se trata de un recuento. En cambio, se trata de una auditoría forense que examinará todas las boletas y máquinas de votación del condado de Maricopa.

Las boletas y los ordenadores están ahora en manos del Senado del Estado de Arizona.

Después de que los partidarios del ex presidente Donald Trump en el estado repitieran sus acusaciones de que las elecciones le fueron robadas debido a un fraude generalizado, la presidente del Senado del estado, Karen Fann, dijo que la auditoría forense se haría de forma independiente y sería un mecanismo abierto destinado a restaurar la confianza de los votantes.

Las citaciones del Senado a la Junta de Supervisores del Condado de Maricopa para obtener la información y los recursos necesarios para realizar la auditoría han estado pendientes desde el 15 de diciembre de 2020. Un juez las confirmó el 25 de febrero.

A mediados de marzo, el Senado estatal anunció que los republicanos llevarían a cabo un análisis “amplio y minucioso” de las boletas electorales de Maricopa, que incluiría “la prueba de las máquinas, el escaneo de las boletas, la realización de un recuento manual completo y la búsqueda de cualquier brecha informática”, entre otras cosas.

Según Fann, el Senado del estado tuvo que librar una batalla legal para continuar con la auditoría, que finalmente favoreció a los republicanos de Arizona.

Le recomendamos:

“El Senado ha tardado dos meses y medio en ganar en los tribunales para defender nuestro derecho a emitir citaciones para el material electoral”, dijo, “y otras 6 semanas de investigación para seleccionar el equipo de auditores para realizar la auditoría forense completa”.

Los republicanos del estado habían sido objeto de “sabotaje” por parte de la Junta de Supervisores del Condado de Maricopa, añadió Fann.

Cyber Ninjas era la empresa líder entre un grupo de firmas que realizaban varios aspectos de la auditoría.

Según una declaración obtenida por el Washington Examiner, el director general de la empresa, Doug Logan, agradeció a la Junta de Supervisores del Condado de Maricopa y al Senado de Arizona que permitieran la realización de la auditoría, y añadió: “Estoy deseando mostrar a los medios de comunicación que este proceso es totalmente responsable y arrojará resultados en los que el público puede confiar.”

El miércoles, el Partido Republicano de Arizona declaró que el proceso de auditoría sería observado por “no partidistas para una total transparencia”.

Según un estudio publicado el miércoles, los miembros de la prensa que quieran cubrir la auditoría el viernes deberán trabajar un turno de seis horas como observadores.

Un reportero del Arizona Mirror que habló con el ex presidente del Senado de Arizona y secretario de Estado, Ken Bennett, dijo que un miembro de la prensa debe enviar tres cartas de recomendación a través de una página de inscripción para convertirse en observador, y no se permitirá hacer fotografías ni tomar notas en las instalaciones a partir del viernes. Bennett es el enlace de la auditoría.

Amelia Jones – BLes.com