La voluntad de seguir creciendo como persona y profesional, hizo que este hombre lograra hoy, ser abogado. Nada impidió que se gradúe como tal.

Eduardo Etchepare, de la provincia argentina de Córdoba es ciego e hipoacúsico. Hace cinco años y medio se inscribió para esta carrera universitaria en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y terminó con un 8 en su último examen final.

Eduardo Etchepare de 82 años. Crédito: Minuto Uno.

Etchepare tiene 82 años. En los últimos cinco años y medio, lejos de la pasividad de cualquier abuelo, decidió estudiar abogacía. Y lo logró ya que ni siquiera su discapacidad pudo frenarlo.

El hombre contó que en 1993 quedó “ciego debido a un tumor cerebral”, sin embargo nunca abandonó los libros y ahora sueña con seguir con un doctorado.

Eduardo Etchepare. Crédito: Facebook C5N

Eduardo fue docente y director de escuelas públicas. Cursó tres años de la carrera de Medicina pero abandonó para trabajar y dedicarse a la educación.

El abuelo será declarado Ciudadano Ilustre de  Mendiolaza (depto Colón), donde radica por su vida ejemplar, de acuerdo a La Nación.

La constancia y la perseverancia en lograr los objetivos son claves para forjarnos a pesar de las dificultades y formarnos como  personas de bien.