Redacción BLes – Un nutrido grupo de argentinos se dio cita ayer ante el edificio de la Casa de Río Negro en Buenos Aires, para manifestar su apoyo al doctor Leandro Rodríguez Lastra, condenado por la Justicia argentina por no realizar un aborto en abril de 2017, y salvar la vida de la madre y de su hijo en gestación.

El acusado, jefe del servicio de Ginecología del Hospital Pedro Moguillansky de Cipoletti, Río Negro, aún no puede entender que haya sido condenado por salvar las vidas de una mujer embarazada de 22 semanas que había intentado abortar de forma clandestina y la de su hijo, que hoy tiene dos años.

El Doctor Rodríguez se dio cuenta de que, en las condiciones en las que se encontraba la joven, practicarle un aborto acarreaba riesgo para la salud de la madre y que la criatura, “viable” y con un peso de 500 gramos, quedaría con secuelas graves, por lo que no accedió a lo solicitado por la adolescente que reclamaba un aborto tras haber quedado embarazada por una supuesta violación.

“Yo me negué a interrumpir un embarazo de 22 semanas pero lo interrumpí a las 35 y así nació un niño que está sano y fue dado en adopción”, declaró el médico según Infobae, en consonancia con el juramento hipocrático.

No obstante, el 21 de mayo, el juez Álvaro Meynet lo declaró culpable de haber “incumplido sus deberes de funcionario público” cuya sentencia, que se hará pública próximamente, podría ir desde la suspensión como profesional de la salud hasta los dos años de prisión.

“Salvar las dos vidas no es delito”

“En la Argentina el aborto no es legal” o “Salvar las dos vidas no es delito”, fueron algunas consignas coreadas por los ciudadanos congregados en las calles de la capital argentina, en una noche marcada por las bajas temperaturas y la lluvia.

El sector médico también se unió a la movilización, y bajo una gran pancarta de “Médicos por la vida”, alertaron de que este dictamen podría sentar un precedente muy negativo contra el ejercicio libre, responsable y autónomo de la profesión médica.

“Si van contra Rodríguez Lastra van a venir con todo. Vamos a ser perseguidos, atacados”, enfatizó uno de los profesionales entrevistados por la Agencia Aica.

Varios manifestantes aprovechaban que los semáforos se ponían en rojo, para alzar sus pancartas hechas a mano con eslóganes como: “Toda vida vale” y “Salvar vidas no es delito”.

Llegado el momento, los presentes entonaron el himno nacional bajo la lluvia. Más tarde, guardaron un minuto de silencio, en recuerdo de todos los niños a los que se les ha negado el derecho a vivir.

Los mensajes de apoyo en las redes sociales, que no cesaron de producirse durante todo el proceso judicial, se intensificaron tras conocerse el veredicto.

En este sentido, cabe destacar que muchas organizaciones pro vida denunciaron que no se haya llevado ante la justicia a las promotoras del aborto clandestino -conocidas como “socorristas”-, para ser juzgadas por facilitar de forma ilegal los fármacos abortivos que tomó la joven y que le provocaron que tuviera que acudir a urgencias del hospital.

En contraste, el Departamento de Salud de Estados Unidos (HHS) hacía pública, el 2 de mayo, la normativa que permite al personal médico negarse a participar en abortos, esterilizaciones o suicidios asistidos por objeción de conciencia.

Ir a la Portada de BLes.com.

¿Conoces nuestro canal de YouTube BLes Mundo? ¡Suscríbete!