En una entrevista para un medio argentino, el mandatario uruguayo criticó la dictadura cubana y le mandó un mensaje indirecto a Alberto Fernández: “Cuba es una dictadura y el que no lo quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes”.

El periodista de LN+, Jonatan Viale, entrevistó mano a mano al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, quien explicó con detalle su visión política del conflicto en Cuba, y sin pelos en la lengua dijo: “Cuba es una dictadura y el que no lo quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes”.

Es más fácil que la tabla del uno lo que pasa en Cuba, declaró, y reafirmó: El que no quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes porque a nadie le cabe duda que Cuba es una dictadura.

Esta frase demuestra un claro contraste con la actitud del presidente argentino Alberto Fernández, quien cuando estallaron las protestas contra el régimen castrista afirmó desconocer “la dimensión del problema” y no volvió a comentar más el tema.

Le recomendamos: Gobiernos “HACKEAN” a las personas y MANIPULAN sus decisiones, dice profesor TRANSHUMANISTA

Ad will display in 09 seconds

[BENEFICIO COMUNIDAD BLES.COM: 81% DE DESCUENTO en VPN – NAVEGA MÁS SEGURO QUE NUNCA con SURFSHARK – CLICK AQUÍ]

Lacalle contó que a su asunción no invitó a Miguel Díaz Canel ni a los dictadores de Nicaragua, Daniel Ortega, ni de Venezuela, Nicolás Maduro, algo que sí hizo Fernández.

Luego profundizó sobre el tema y aclaro que sea uno de izquierda o de derecha, condenar la dictadura en Cuba ya no se trata de “un tema ideológico”. 

Es un tema de acción y actitud de respeto a los derechos humanos, manifestó. “Eso no es ser socialista, ni capitalista, ni pro mercado, todos hemos visto a familiares y amigos de dictadores en un barco en el Mar Adriático en Europa”, criticó, y habló de “un capitalismo prebendario cercano al gobierno” mientras el pueblo está “muerto de hambre”. 

La gran mayoría de los que predican esas cosas no viven como predican, cuestionó a los defensores de los regímenes, algo que también puede ser considerado como un palo a los hijos de la vicepresidente Cristina Kirchner, que viajaban con frecuencia a Estados Unidos o a Europa.

Esto que parece obvio generó una ola de indignaciones en el periodismo argentino, quienes trataron a Lacalle Pou de operador contra el gobierno, y criticaron su poco “decoro” para referirse al gobierno de Fernández. Pero esto solo reveló que se sienten culpables: en ningún momento Lacalle mencionó a la Argentina, por lo que las críticas provienen de suposiciones suyas, ya que se deben sentir identificados.

Fuente: La Derecha Diario