Una mujer argentina tomó la decisión de realizarse una liposucción sin saber el trágico desenlace tras la intervención, que llevaría a la amputación de parte de su pierna derecho.

En el barrio Colegiales perteneciente a la Capital Federal (Argentina), Mariela Ayala quiso darse como regalo de cumpleaños una liposucción de abdomen con transferencia a gluteos. No obstante la intervención realizada por un médico especialista en liposucción terminaría en fuertes dolores de espalda.

“Empecé a sentirme mal, se me hincharon las piernas y me dolía muchísimo la espalda” relató Mariela.

La denuncia sobre la mala praxis médica la hizo pública a través de redes sociales, juzgando a la clínica privada de Colegiales, donde se realizó la operación y en donde comenzó su martirio.

La intervención con fines estéticos y reparadores terminó en la internación de la paciente en el Hospital Churruca debido a una bacteria, ante el inesperado dictamen, los médicos se vieron en la obligación de realizar una amputación infracondílea (a la altura de la tibia).

“Estuve en coma diez días y ellos decían que no podía salir con vida, les decían a mis papás que se despidieran, porque no pasaba la noche. Eso pasó tres veces” rememoró.

La mujer pudo superar satisfactoriamente la terapia intensiva, sin embargo quedó con secuelas físicas y psicológicas. “Fue horrible, parecía una película de terror. No entendía nada. Ver el espacio que me faltaba del otro lado de la pierna… Tuvieron que venir las enfermeras, porque me agarró un ataque”.