El índice de julio arrojó un preocupante 7,4 % mensual. Sin embargo, Alberto Fernández sigue divagando con la responsabilidad de los “especuladores”.

Uruguay y Paraguay registraron el mes pasado 0,7 % de inflación. Chile, algo más complicado con 1,4 %. Brasil, directamente arrojó un negativo deflacionario de 0,68 %. En todos esos países hay empresarios especuladores que quieren ganar más dinero. Sin embargo, por una cuestión que solamente Alberto Fernández sabe, únicamente en Argentina esa comportamiento empresarial hace que la inflación llegue a 7,4 % mensual. Ni en la tragedia venezolana, que en julio registró 5,3 %, tienen la escalada inflacionaria actual que sufren los argentinos.

Así comienza su gestión el ministro de Economía Serio Massa. Aunque ya le hizo un asado al embajador estadounidense y pareciera tener el visto bueno del BID para solventar algunas urgencias, el tigrense todavía no ha podido formar su equipo ni presentar un plan claro. Por ahora el mercado no lo ha castigado y lo espera, pero si Massa no logra, como mínimo, presentar a su viceministro técnico (él es abogado), el “veranito” se le puede acabar muy pronto y de la peor manera.

Al menos, Massa también podrá manejar una de las principales variables que su antecesor no podía tocar. Finalmente controlará el área de energía, luego de que Cristina Kirchner aceptara remover a sus funcionarios de segunda línea que le hacían la vida imposible a Martín Guzmán con los subsidios, con tal de que el flamante “superministro” ponga la cara por los aumentos y el ajuste. Pero, aunque el jefe del Frente Renovador tenga más herramientas para poder gestionar con su criterio, el “sinceramiento” de todas las variables reprimidas contribuirá a que la inflación, lejos de retroceder, siga presionando al alza. Por ahora Massa puede decir que esto es parte de su herencia recibida, sin embargo, esta excusa no le servirá para uno o dos meses de índices inflacionarios más como el del 7,4 % de julio.

El que quedó completamente desdibujado es el presidente (al menos en lo formal), Alberto Fernández. Mientras los reflectores siguen a Massa, el jefe de Estado quedó relegado a actos menores del peronismo en la provincia de Buenos Aires, donde continúa abrazado a sus teorías inflacionarias rebuscadas. Levantando la voz sin sentido, y asegurando que es consciente de la situación, Fernández se limita a declaraciones insólitas, como la que hizo ayer en un acto de Lomas de Zamora. Para explicar las distorsiones de precios, el mandatario dijo que se enteró por información del gobernador, que en una tienda del conurbano bonaerense había una lata de pintura “tres veces más cara” que en otro negocio que se encontraba a diez cuadras. Esas son las explicaciones que da el presidente argentino, en el contexto del índice de inflación más alto de todo el continente.

La oposición mete la cuchara

El expresidente Mauricio Macri decidió desempolvar el archivo y utilizar en su favor uno de los momentos más duros de su vida política: el día después de la paliza en las primarias de 2019, que sufrió a manos del Frente de Todos. En aquella oportunidad, un Macri abatido, advertía sobre los riesgos de volver a caer en las garras del kirchnerismo. Con la coyuntura en sintonía con sus palabras de hace tres años, el expresidente lanzó una serie de cortos en las redes sociales bajo el título “Profecías”. ¿Será una estrategia de posicionamiento para comenzar el operativo retorno? Hasta ahora, el fundador del PRO no ha blanqueado su intención de competir abiertamente, pero esto podría ser una señal en ese sentido.

Milei vuelve al teatro con la receta para combatir la inflación

El 12 de septiembre, el diputado nacional Javier Milei se presentará con un gran elenco en el Teatro Broadway, para disertar sobre su propuesta en materia monetaria. Moderado por Manuel Adorni, el referente libertario estará acompañado por colegas economistas como Domingo Cavallo, Diana Mondino y Alberto Benegas Lynch (h).

Por Marcelo Duclos – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.