Fernando Sabag Montiel, el hombre que intentó asesinar a la vicepresidenta de Argentina, Cristina Kirchner, poseía al menos 100 balas en su domicilio, según fuentes relacionadas con la investigación, las cuales fueron consultadas por Infobae.

Sabag es de Brasil y tiene 35 años de edad. Al parecer las balas se encontraron durante un allanamiento a su pequeño apartamento en Buenos Aires, en la calle Uriburu al 700.

La jueza María Eugenia Capuchetti, de la Unidad de Investigación Antiterrorista de la Policía Federal de Argentina (PFA), fue la responsable de ordenar la investigación.

Se encontraron proyectiles de nueve milímetros en dos cajas de 50 balas cada una. De acuerdo con Infobae, la PFA regresó a la vieja casa del joven Fernando en Villa del Parque sobre la calle Terrada. En este inmueble vivía con sus padres tiempo atrás, aunque hoy en día es alquilada.

La policía no sabía sobre su nuevo domicilio pero un vecino dio los datos a las autoridades de la Comisaría 8° de la Bonaerense. El hombre aseguró que jamás tuvo problemas con Fernando. Asimismo, indicó que Sabag tenía tres taxis que trabajan en la Capital Federal.

El vecino también facilitó el número de teléfono del brasileño.

Con toda la información suministrada se inició el allanamiento en la casa de Fernando. Sabag Montiel es apodado “Tedi” y no dudó en atentar contra la vicepresidenta de Argentina con una pistola Bersa.

Casi ocurre lo peor

El arma que tenía Fernando estaba cargada y haló el gatillo dos veces, según testigos que estaban en el lugar. Sin embargo, el disparo no salió.

En el archivo policíal de Sabag se evidenció una intercepción de un vehículo Chevrolet el 17 de marzo de 2021. La policía preguntó por qué el carro no tenía patente trasera, Sabag aseguró que el vehículo recibió un choque días atrás. Cuando las autoridades abrieron las puertas, un cuchillo de 35 centímetros de largo cayó al suelo. La causa fue archivada.

Argenis Deliz – miamidiario.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.