Antes del escándalo de Antonini Wilson, la dictadura venezolana había enviado exitosamente otras 20 valijas repletas de dólares para financiar la campaña de Cristina Fernández de Kirchner.

Un simple error de cálculo en 2007 dejó todo en evidencia. El vuelo privado que traía a Antonini Wilson y al funcionario argentino Claudio Uberti iba a aterrizar en Ezeiza, donde todos engranajes de la corrupción los esperaban para hacer la vista gorda ante la entrada al país de una valija con 800 mil dólares no declarados. El vuelo tuvo que aterrizar finalmente en Aeroparque, donde una simple oficial a cargo de la aduana no estaba al tanto y les pidió a los recién llegados que abran la pieza de equipaje.

María Luján Telpuk se convirtió en una celebridad nacionalidad y, aunque tuvo que dejar su trabajo en la fuerza, no tuvo problemas para llegar a la televisión y darle un inesperado giro a su carrera profesional. Wilson, en su estadía en Buenos Aires, participó de un acto oficial y se fue del país sin reclamar el dinero decomisado. Luego reconoció que se trataba de una financiación directa del chavismo para la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner.

Ahora, Hugo Caravajal, conocido como “El Pollo”, exjefe de inteligencia de Hugo Chávez, explicó el contexto de aquel episodio ocurrido hace 14 años.

“Lo que no se supo es que ese era su vuelo número 21, con 20 entregas previas de 1 millón de dólares cada una y entregadas sin problemas ya que pagaban a funcionarios del aeropuerto argentino que los dejaban pasar sin ningún inconveniente”, reconoció ante la justicia española antes de ser extraditado a los Estados Unidos.

De esta manera, queda totalmente refutada la teoría de Alberto Fernández, que, en su campaña presidencial de 2019, había dicho que el destino del dinero iba a ser Uruguay. Por esos días afirmó en una entrevista que lo único que estaba “probado” era que “Antonini Wilson vino con dinero”. El actual presidente, para desligar a CFK de la cuestión, dijo que la agenda del venezolano era Uruguay, donde él tenía “la certeza” que la depositaría allí, ya que por entonces el país vecino era lo más parecido a “un paraíso fiscal”.

Sus declaraciones, lógicamente, generaron un conflicto con Uruguay. Sin embargo, ahora está todo muy claro. En esa oportunidad, Cristina Kirchner ganó las elecciones y pudo suceder a su marido en la Presidencia de la Nación. Con todos estos hechos sobre la mesa en víspera de una nueva elección, veremos si todos estos actos tienen algún impacto en las urnas. Debería.

Marcelo Duclos – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.