Las fuentes de la Casa Rosada expresaron que el presidente Alberto Fernández le comunicó telefónicamente a Georgieva la decisión de nombrar a Sergio Massa como nuevo ministro de Economía y que el contacto fue anoche.

Este viernes el Fondo Monetario Internacional (FMI) desmintió que exista una comunicación entre el presidente Alberto Fernández y la titular del organismo, Kristalina Georgieva, tal como dejó trascender el área de difusión del Gobierno.

“El presidente Alberto Fernández no se ha comunicado recientemente con la Directora Gerente”, aseguró un portavoz del organismo multilateral desde Washington, para Infobae, a pocas horas de que se informara lo contrario en la Casa de Gobierno.

Asimismo, las fuentes de la Casa Rosada expresaron que el presidente Alberto Fernández le comunicó telefónicamente a Georgieva la decisión de nombrar a Sergio Massa como nuevo ministro de Economía y que el contacto fue anoche, desde la Casa Rosada.

Por su parte,informaron que la Casa Rosada, el mandatario argentino le habría recordado a Georgieva el importante rol que Massa había tenido en la negociación con el organismo internacional para la refinanciación de la deuda externa argentina que se terminó de cerrar a finales de marzo de este año.

Indican que el cruce se produjo el pasado lunes, dónde Georgieva se reunió con la saliente ministra Silvina Batakis en Washington. Allí, Batakis se había comprometido a cumplir con las metas del acuerdo firmado a principios de año, aunque cuando estaba regresando a Buenos Aires se enteró de su desplazamiento del Palacio de Hacienda.

La renuncia de Batakis llamó la atención tanto en el FMI como en el Tesoro de Estados Unidos, donde Batakis fue recibida este lunes por David Lipton, el asesor especial de la secretaria Janet Yellen y ex número dos del Fondo. Esos diálogos fueron cordiales y productivos, indicaron fuentes oficiales argentinas a Infobae.

De igual forma, los funcionarios del FMI por parte de Estados Unidos y los inversores de Wall Street, Batakis se comprometió a implementar un duro ajuste fiscal para cumplir con las metas anuales pautadas con el organismo, sin cambios.

Las promesas y el tono de la ministra fueron acertadas, pero los inversores querían ver para volver a creer: en las dos horas y media de la reunión, la funcionaria les aseguró a ejecutivos y analistas que habrá un claro ajuste fiscal, que la devaluación del tipo de cambio oficial no es el camino adecuado, que las tasas de interés subirán y que el Gobierno cumplirá con los compromisos que asumió ante el FMI.

A su vez, en el auditorio había ejecutivos de bancos y fondos de inversión poco interesados en comprar papeles argentinos en el corto plazo, pero preocupados por la posibilidad de que el país vuelva a caer en default, tal como lo reflejan los bajos precios de los bonos argentinos.

La escucharon ejecutivos de los bancos Citibank, Morgan Stanley, Barclays (Sebastián Vargas), Santander (Siobhan Morden) y Goldman Sanchs (del equipo de Alberto Ramos); también, de los fondos Adcap (Javier Timerman), Golden Tree (Matías Silvani), Gramercy (Gustavo Ferraro), Braybreach, VR Investments, Paloma Partners y Wellington Management, entre otros.

Según los asistentes, la ministra “reconoció que no había buen diálogo con los inversores y que los precios valen lo que valen”, sin cuestionar los fundamentos del mercado, frente a las críticas habituales del equipo dirigido por Martín Guzmán.

“Todos preguntaron qué tipo de apoyo político tiene y ella dijo: Soy ministra porque tengo el apoyo de los 3 líderes, Alberto, Cristina y Massa”, relató uno de los participantes. Además, otro aseguró que Batakis expresó: “Mi plan económico es el de los tres y fue aprobado por los tres en la coalición”

Añadió que“ya empezó a tomar medidas para gastar menos y que habrá un ajuste fiscal que tendrá consecuencias”, como el congelamiento de las vacantes del Estado, la decisión de dosificar en forma mensual las partidas a los ministerios y de implementar una “caja única” para reducir el déficit de caja. Al día siguiente, cuando Batakis fue desplazada, las expresiones de asombro entre los asistentes eran notables.

Al respecto, el ex representante ante el FMI Héctor Torres dijo a Infobae que “la designación de Massa puede caer bien en el Fondo: lo conocen, saben del empeño que puso para conseguir apoyo para la aprobación del programa y aprecian su pragmatismo”, pero aclaró que “en este momento están perplejos. Georgieva tuvo una larga conversación con Batakis. La ex ministra llegó acompañada por nuestro embajador en Washington y ambos expresaron que Batakis contaba con el apoyo político de todo el Frente de Todos”.

“Sin embargo, apenas terminó la reunión, empezaron a llegar noticias sobre su posible reemplazo. No están acostumbrados al realismo mágico, les cuesta entender”, se lamentó Torres, una sensación que hoy se reforzó en el FMI ante una versión sobre un diálogo de alto nivel que nunca ocurrió entre Fernández y Georgieva.

Por Monica Munoz – Miami Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.