La recuperación económica no aparece. Un reciente informe del Ministerio de Producción pretendía ser divulgado por medios oficialistas para destacar el rumbo de Argentina, pero una consideración más rigurosa del mismo demuestra que no hay nada que destacar.

Los últimos datos revelados por el INDEC en materia de actividad económica mensual desmienten los dichos de Alberto Fernández. Acorde a las series estadísticas, la actividad aún no logró recuperar los niveles que tenía en enero de 2020, lo cual supone un pésimo resultado en comparación a la mayor parte de los países de América.

Considerando el más reciente informe presentado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, a través del Centro de Estudios para la Producción XXI, las estadísticas de argentina revelan un desempeño poco satisfactorio.

Dentro de 15 países seleccionados para el análisis, Argentina obtuvo los segundos resultados más pobres solo por detrás del México de López Obrador. Entre enero de 2020 y agosto de 2021, Brasil creció un 1%, Colombia 6%, Chile 7%, Perú 5%, Paraguay 5%, Ecuador 5%, El Salvador 2%, Guatemala 10%, Costa Rica 6%, Honduras 6%, República Dominicana 7%, Estados Unidos 3% y Canadá un 1%. En contraste, México cayó un 5% y Argentina un 1%.

Aún así, diversos medios oficialistas pretendían utilizar el informe e interpretarlo deliberadamente para favorecer la posición del kirchnerismo e incluso compararla contra los resultados de Brasil. Sin embargo, los datos de actividad mensual realmente no favorecen a Argentina.

Concretamente, el informe del CEP XXI señala que, comparando las variaciones entre 2021 y 2019 de la serie original del índice EMAE, se registró una mejora de 2,3 puntos porcentuales entre julio y agosto de este año.

La economía argentina caía un 2,37% en julio de este año contra el mismo mes de 2019, y en agosto el dato cerró en el 0,05%, de esta diferencia surge la mejora de 2,3 p.p señalada en el informe. Pero este resultado no supone mayores ventajas comparativas para Argentina y se explica por la enorme volatilidad del país, algo que no está presente en otras economías como Chile o Brasil. En otras palabras, la acelerada recuperación de Argentina está íntimamente ligada con la también acelerada caída que sufrió.

Comparando la variación del índice de actividad desestacionalizado entre diciembre de 2019 y agosto de 2021 (capturando completamente la gestión de Fernández), Argentina mostró un crecimiento del 0,28% mientras que Brasil registró un 0,56%. Además, el impacto de la pandemia también fue muy diferente en ambos países, algo explicado por los distintos caminos elegidos en relación a las medidas de aislamiento.

La actividad económica de prepandemia fue recuperada en Brasil por primera vez en febrero de este año, mientras que en Argentina este resultado recién se alcanzó en agosto. Otros países obtuvieron resultados mucho más robustos, como el caso de Chile.

La economía chilena no mantuvo una volatilidad tan alta como Argentina, por lo que la comparación de variaciones entre agosto de 2019 y 2021 (acorde a la serie original de la actividad) fue inferior a la de Argentina. Pero lejos de registrar una trayectoria inferior, Chile se recuperó de la pandemia en febrero de 2021 y se mantuvo casi en constante crecimiento desde entonces, recuperando también la tendencia de crecimiento de largo plazo.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.