En el primer bimestre acumula un 8,8%, mientras que en el año alcanzó un 52,3%; el Presidente afirmó que prepara medidas para contener los precios y que “la guerra” empieza el viernes.

Mientras el gobierno sigue negando que la inflación es un fenómeno monetario, e insiste que la manera de bajar la inflación es con subsidios, congelamientos de precios, acuerdos industriales, y retenciones, la inflación de febrero registró el número más alto en un año.

La suba de precios en febrero según el índice IPC que desarrolla INDEC fue del 4,7%, y acumula una suba del 8,8% en los dos primeros meses del año.

Mientras el mundo entra en crisis porque la masa monetaria emitida durante el 2020 y el 2021 está llegando a los precios, y se alarman por una inflación anual del 7%, Argentina superó con creces ese número en tan solo 60 días.

La suba mensual de la inflación en la Argentina ya es la más alta del mundo. Los precios en la Venezuela comunista del dictador Nicolás Maduro subieron solamente un 2,9% en febrero, según los datos oficiales.

Otro dato que asusta es que febrero suele ser un mes estacionalmente de bajo consumo, por lo que este nivel de inflación sorprende, y para marzo ya se está hablando de niveles de suba de precios entorno al 5-6%.

Una de los principales aumentos y que más afecta a la sociedad ya que no puede dejar de comprarlos incluso si aumenta, fue para el rubro de Alimentos y bebidas no alcohólicas, que subió un 7,5%.

Por su parte, la inflación núcleo, que elimina precios regulados y estacionales, avanzó un 4,5% en el mes, un número también que asusta mucho, especialmente cuando el Gobierno había estimado que este valor no superaría el 4% en febrero.

En las últimas horas, el Gobierno decidió cerrar las exportaciones de la harina y el aceite de soja. Son productos que prácticamente no se consumen en el país, por lo que no tendrá un efecto sobre el nivel de precios en Argentina. Es más, genera que no entren divisas y siga engrosándose la suba del dólar.

Pero fuentes consultadas por La Derecha Diario aseguran que el gobierno de Alberto Fernández busca crear un “Fondo del Pan” para subsidiar a las principales panificadoras y así tratar de bajar el precio. Estos subsidios serían financiados con lo recaudado por las ventas locales de harina y aceite de soja.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.