Redacción BLesEn medio de la tensión y el conflicto en medio Oriente, entre Israel y la organización terrorista islámica Hamás, en las últimas horas aparecieron en Argentina varios mensajes antisemitas, según reportó Breitbart.

La ciudad de Buenos Aires, en Argentina, se caracteriza por ser muy cosmopolita y dentro de las comunidades que alberga se encuentra la judía.

Pero no solo aparecieron en Buenos Aires, sino en varias ciudades del país. El periódico argentino Clarín identificó múltiples casos de imágenes y mensajes en contra de los judíos, que incluyen esvásticas, estrellas de David combinadas con insultos, frases peyorativas y amenazas de muerte.

En el edificio de la Escuela Hebrea que alberga también la sede de la comunidad judía de la ciudad portuaria de Bahía Blanca, aparecieron las frases: “Los vamos a matar” y “Ratas Judías”.

Las autoridades de la comunidad judía de Bahía Blanca llevaron a cabo una denuncia policial por el hecho. El periódico local La Brújula informó que por estas horas la policía se encontraba analizando las cámaras de seguridad presentes en el lugar.  

Dentro de Villa Crespo, un barrio de Buenos Aires donde hay muchos judíos, aparecieron grafitis con la frase “Israel Intruso” en las paredes externas de un café.

En la provincia cordillerana de San Juan, también aparecieron mensajes antisemmitas y esta vez con un tono muy violento: “Haga patria, mate a un judío”, decían los grafitis.

En la provincia mesopotámica de Misiones apareció una cruz esvástica pintada en la vereda. Si bien la esvástica tiene un origen milenario y está asociada al budismo, desde que Hitler usurpó ese símbolo, lamentablemente ahora se lo asocia al nazismo, movimiento que en la historia persiguió ferozmente a los judíos.

Si bien Argentina tiene una larga historia de antisemitismo, estos mensajes despectivos aparecen justo después de que el gobierno argentino emitiera un comunicado donde cuestiona el accionar de Israel, pero no el de los terroristas del grupo Hamás.

“La República Argentina expresa su honda preocupación por el dramático agravamiento de la situación en Israel y Palestina, el uso desproporcionado de la fuerza por parte de unidades de seguridad israelíes ante protestas por posibles desalojos de familias palestinas de sus hogares en los barrios de Sheikh Jarrah y Silwan, así como por la respuesta a través del lanzamiento de misiles y artefactos incendiarios desde la Franja de Gaza”, señaló la Cancillería argentina en un comunicado emitido el 11 de mayo.

Le recomendamos: A IMAGEN y SEMEJANZA de TRUMP – Así se preparan los REPUBLICANOS para VOLVER a la CASA BLANCA

Ad will display in 09 seconds

“Todo ello condujo a una escalada de la violencia, que condenamos, que causó numerosas víctimas fatales, cientos de heridos y trajo mayor sufrimiento a la región y sus habitantes”, agrega la declaración, que generó un fuerte impacto en el mundo diplomático.

De esta manera, Argentina -cada vez más alineada a la izquierda con el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner- se sumó a la lista de países que, con diversos argumentos, criticaron la actuación israelí: estos son Venezuela, Cuba, Nicaragua, Guatemala, Honduras y México.

En respuesta a este comunicado, la embajadora de Israel en Argentina, Galit Ronen, expresó el mismo 11 de mayo por la noche su “preocupación” por el polémico comunicado del gobierno socialista argentino,  que criticó a su país en medio de los ataques con misiles de la organización terrorista Hamás sobre Tel Aviv y otras ciudades israelíes.

En una entrevista con el periodista argentino Luis Novaresio, la diplomática consideró que el pronunciamiento de la Cancillería argentina “no expresa las buenas relaciones que existen entre nuestros países”.

“Israel hizo todo lo posible para no llegar a este punto, pero al fin y al cabo tenemos que proteger a nuestros ciudadanos”, explicó la embajadora israelí, respecto al cuestionamiento del gobierno argentino.

Debido a un conflicto legal por la propiedad de unas tierras en el barrio de Sheikh Jarrah, que la Corte Suprema iba a fallar en favor de los dueños judíos y en contra de los ocupantes árabes que iban a ser desalojados, la población palestina de Jerusalén estalló en protestas y el grupo terrorista Hamás empezó a lanzar cohetes contra las ciudades israelíes.

Recién allí comenzó el contraataque de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI). “La violencia comenzó de un lado del terrorismo del Hamás, están amenazando a nuestros ciudadanos civiles”, aseguró la embajadora.

Además del dolor por su nación, la diplomática reflejó su dolor personal, ya que toda su familia está residiendo allá.

 Celeste Caminos– BLes.com