Redacción BLes – El pasado jueves, la Cámara de Diputados de Argentina le dio la media sanción al proyecto de legalización y despenalización del aborto, en una polémica y polarizada sesión. Fue así que, con poco margen, la norma se aprobó con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención. Ahora la iniciativa se dirimirá en el Senado, en donde puede recibir la sanción definitiva, ser modificado o rechazado por completo.

Sin embargo, según consideran algunos abogados constitucionalistas, no es solamente un “trámite” el próximo paso para despenalizar el aborto y que -de convertirse en ley- incluso podría ser declarara inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia ya que la constitución argentina establece que la vida comienza desde el mismo momento de la concepción.

El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires difundió una declaración que dice que “nadie puede desconocer que el derecho argentino, en disposiciones con jerarquía constitucional, determina la existencia de persona humana desde el momento mismo de la concepción. La legislación vigente no deja duda al respecto”. Puntualiza que “así lo establece el artículo 1º de la Convención sobre Derechos del Niño, con la declaración interpretativa formulada por nuestro país al ratificar el tratado conforme la exigencia establecida en el artículo 2 de la ley 23.849: ‘se entiende por niño todo ser humano desde el momento de su concepción y hasta los dieciocho años de edad’”.

En línea con lo expuesto, el artículo 75, inc. 23 de la Constitución Nacional, impone al Congreso la obligación de legislar “en protección del niño … desde el embarazo” reza el comunicado.

De acuerdo a lo recogido por el matutino Clarín, el presidente de esta institución, el Dr. Guillermo Lipera afirmó que si finalmente el proyecto de despenalización del aborto se convierte en ley habrá “una catarata” de pedidos de inconstitucionalidad, adelantando que él mismo así como también “muchísimos” letrados estarían dispuestos y preparados para patrocinar a quienes se sientan afectados por la eventual normativa. En caso de comenzar su camino en la Justicia, la ley podría finalmente llegar a la Corte Suprema.

En diálogo con Clarín, Lipera dijo que entre los que se sientan perjudicados podrían contarse hombres que no quieran que sus parejas aborten, médicos que se nieguen a practicar la interrupción del embarazo –salvo que la ley incluya la objeción de conciencia- e incluso clínicas, como varias que pertenecen a la Iglesia católica o se inspiran en sus postulados, o evangélicas, que lideraron la oposición a la despenalización del aborto.

Ante esto, el constitucionalista Daniel Sabsay dijo que ve “inviable” que una eventual ley de aborto legal se derogue a futuro. Por otro lado, Cosme Beccar Varela (hijo), presidente de la Corporación de Abogados Católicos, manifestó lo contrario y espera que, en caso de convertirse en ley, “haya muchísimos casos donde la Corte diga que es inconstitucional, para que siente la jurisprudencia que la termine derogando”.

A diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos -donde el aborto es legal desde 1973-, Beccar Varela asegura que en Argentina para que una ley sea revisada y derogada “no hay una cifra definida de casos necesarios en los que se haya declarado inconstitucional”, pero vaticina que se repetirán “incesantemente los casos contra abortos”.

Temas: