Redacción BLes – Como informamos en la primera parte, la aprobación de la siembra del primer trigo transgénico del mundo, publicitado como “resistente a la sequía”, ocurrió en Argentina.

El desarrollo del trigo HB4, fue el resultado de una colaboración público-privada entre la empresa Bioceres y un grupo de investigación de la Universidad del Litoral, liderado por la doctora en biología Raquel Chan.

La empresa argentina forma parte del grupo Bioceres Crop Solutions Corp (BIOX), que cotiza en la bolsa de New York.

Y justamente, las acciones de Bioceres reaccionaron con fuertes subas al anuncio de China, el mayor importador mundial de soja, sobre que autorizaba la importación de la variedad transgénica HB4, desarrollada por dicha compañía.

Para Bioceres esto significó un triunfo económico enorme, ya que registró un aumento del 26% en sus acciones, el más alto que había tenido desde abril de 2021.

Y ahora le toca el turno al trigo, que por ser un grano de mucho mayor consumo, las preocupaciones sobre las consecuencias sanitarias y ambientales de la siembra y comercialización del transgénico, aumentan.

Mira el informe completo en el siguiente video

Ad will display in 09 seconds

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.