El INDEC anunció que la actividad económica cayó un 1,2% en abril en comparación con el mes anterior, acumulando un rebote estadístico del 28,3% contra abril de 2020. La economía permanece estancada desde enero.

El Estimador Mensual de la Actividad Económica argentina (EMAE) volvió a caer por tercer mes consecutivo, y revela un profundo estancamiento. Se registró una contracción del 1,2% en abril contra el mes anterior, de acuerdo a la serie desestacionalizada del índice.

Tal y como estaba previsto, la comparación interanual de la serie original del EMAE reveló un rebote positivo del 28,3%, que surge de comparar contra un caótico abril de 2020 marcado por la cuarentena más extrema.

Se debe tener en consideración que la variación mensual del índice en abril de 2020 fue la peor de toda la historia argentina. Por lo tanto, y a pesar de la ilusión estadística, las cifras del INDEC revelan una suerte de estancamiento en lo que va del 2021.

La economía argentina creció por última vez en enero de este año, registrando un repunte mensual del 2,1%. A partir de ese momento comenzó a caer constantemente hasta abril, y se estima que mayo correrá la misma suerte a causa de las restricciones a la circulación que había establecido el Gobierno desde aquel entonces.

La actividad económica acumuló una contracción de casi 1,6% entre enero y abril de 2021, a partir de la serie desestacionalizada del EMAE. En comparación con diciembre del año pasado, se registró una muy pobre variación positiva de solo el 0,5%. Estas son las razones por las cuales no se siente prácticamente nada el “rebote económico” que intenta presumir el oficialismo en cara a las elecciones legislativas.

También le recomendamos: “Algo va suceder”: La inquietante declaración del General Flynn sobre la Auditoría de Arizona (Video)

Ad will display in 09 seconds

El comportamiento de la actividad económica fue muy dispar considerando los distintos sectores que la componen. La actividad en hoteles y restaurantes sufrió una impactante caída según la serie desestacionalizada, una contracción del 6,2% en abril con respecto a marzo, y acumulando una caída del 30% contra enero de 2021.

La comparación interanual arrojó un rebote del 207,7%, pero es parte de una ilusión meramente estadística al comparar contra el peor mes del que se tengan registros.

La pobre performance entre diciembre de 2020 y abril de 2021 explica el comportamiento de la tasa de pobreza que, según estima el economista Martín González Rozada, habría trepado al 43,2% en abril y a 43,4% en el mes de mayo.

El verdadero rebote económico se produjo entre mayo y diciembre del año pasado, y su impacto sobre el clima social no fue relevante porque la pobreza solo comenzó a bajar muy tenuemente a partir septiembre, para luego estabilizarse en el 42% para el mes de diciembre según indicó el INDEC.

El Gobierno deberá atravesar el escenario electoral del 2021 sin nada que poder mostrar en materia económica, y con una situación social cada vez más caótica.

Por Derechadiario.com.ar