Redacción BLesApple y Nike, dos grandes corporaciones conocidas por tener sus fábricas de mano de obra barata en China contrataron una compañía de lobby para que se modifique el lenguaje de la “Ley de prevención del trabajo forzoso de los uigures” que el Congreso aprobó el 23 de septiembre de 2020, reportó Daily Caller.

Fierce Government Relations es la firma de lobby que tanto Apple y Nike, entre otras corporaciones, contrataron para modificar el lenguaje de la ley aprobada por 403-6 votos en el Congreso antes de la instancia en el Senado. Según el informe inicial del Washington Post, los lobistas intentan reducir el impacto de la ley.

En septiembre del año pasado, se filtró un video de lo que parecen tomas grabadas por un drone en la provincia de Xinjiang, ubicada al noroeste de China, la cual cuenta con una gran población de la minoría musulmana uigur. El video recuerda a las imágenes vistas en la película de “La lista de Schindler” donde los judíos eran transportados como ganado en trenes para ser asesinados por el régimen Nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Las imágenes tuvieron un gran impacto en aquellos que no creían que el régimen comunista chino es un régimen perverso con un desprecio total por la vida humana. Cosas como la sustracción de órganos a personas vivas, también ocurren en los hospitales militares de todo China, y sus víctimas son los practicantes de Falun Dafa.

Le recomendamos:

El Congreso presentó el proyecto de ley H. R. 6210 en marzo de 2020 con la intención de asegurarse de que la manufactura de las compañías estadounidenses no esté involucrada con el trabajo forzado y la explotación de los uigures en la región de Xinjiang.

En julio de 2020, la administración de Trump sancionó a varias empresas chinas por haberlas encontrado involucradas en violaciones de derechos humanos, incluyendo el trabajo forzado y explotación.

Según un informe de Associated Press, una de esas compañías de la provincia de Xinjiang, Nanchang O-Film Tech, suministra pantallas y lentes a Apple, Samsung y otras compañías tecnológicas. Una segunda compañía, Hetian Haolin Hair, también salió en los titulares de los diarios cuando la Aduana de Estados Unidos confiscó un envío de cabello humano que provenía de la región de Xinjiang.

Los voceros de Apple negaron su intención de bloquear la ley en un comunicado oficial, no obstante, sí revelaron que pagaron 90.000 dólares en el tercer trimestre de este año a la firma lobista para modificar el contenido de la ley de prevención del trabajo forzoso de los uigures, entre otros asuntos.

Una de las promesas del presidente Trump fue traer de regreso los trabajos y las fábricas que fueron a China justamente por el factor de la mano de obra barata, y de hecho ha ofrecido incentivos impositivos a muchas empresas americanas para que regresen a los Estados Unidos.

Gracias a las decisiones del presidente Trump, la perversidad del régimen chino ha quedado expuesta: no solo usa mano de obra barata para producir bienes que importa a todo el mundo, sino que también tortura y mata a aquellos que usa para enriquecerse.

Entonces ¿cuál es la duda que Apple y Nike aún tienen? ¿Y por qué dicen oponerse a las violaciones de los derechos humanos mientras intentan mantener vivos sus gulags en China para seguir sacando beneficios económicos a costa de vidas humanas?

Si en el futuro hay un tribunal para juzgar los crímenes del Partido Comunista Chino, que Apple y Nike también compartan el estrado por haberlo asistido.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com