El líder opositor de Venezuela, Juan Guaidó, logró librar todos los obstáculos que a lo largo del domingo el gobierno en disputa de Nicolás Maduro impuso para evitar que la Asamblea Nacional lo reeligiera como presidente legislativo, puesto que le sirvió de base hace un año para ser reconocido como el presidente encargado de la nación.

Guaidó fue juramentado como presidente de la Asamblea Nacional en una inusitada sesión en una sala adornada del diario El Nacional, en Caracas, con la participación de la bancada opositora que lo eligió con 100 votos, según indicó el diputado Stalín González, nombrado secretario accidental en la sesión de hoy.

En esa votación Guaidó obtuvo incluso los votos de una fracción de la oposición que ha sido crítica de su gestión, la llamada 16 de Julio.

¿Qué opinan los expertos?

El analista y politólogo de la Universidad Central de Venezuela, Félix Seijas, dijo a la Voz de América que el gobierno en disputa, que intentó a toda costa evitar la reelección legislativa de Guaidó, sufrió un severo revés al exponerse ante el mundo como “una figura autoritaria al que solo le ha faltado meter una tanqueta al hemiciclo de la Asamblea”.

“Al final del día la imagen que queda en la mente de todo el mundo será la de Guaidó intentando cruzar la verja de la Asamblea Nacional”, explicó el politólogo Luis Salamanca, catedrático de la Universidad Central de Venezuela.

“Esto consagra la imagen dictatorial de Maduro. Una nueva razón para seguirlo rechazando y aislando a nivel mundial. Quizás esto acelere cualquier gestión a nivel internacional que resulte en un cambio en Venezuela”, agregó.

En la sesión prevista para la mañana del domingo, militares impidieron el ingreso a los diputados opositores incluyendo a Guaidó. Con solo la presencia de los 51 oficialistas, cuando para establecer el quórum mínimo de Ley se requieren de 84, y ante la mirada del Cuerpo Diplomático, los oficialistas juramentaron como nuevo presidente al diputado opositor, Luis Parra, quien se había distanciado de Guaidó luego que este le abrió una investigación por presunta corrupción.

Pero la cuestionada actuación de diputados oficialistas difícilmente le permitirá a Nicolás Maduro sacarse la espina de Juan Guaidó del costado, opinan expertos.

“No, no se la ha sacado, es un movimiento que es difícil de comprender”, dijo desde Caracas a la VOA el politólogo Seijas. En entrevista telefónica explicó: “Pareciera que por primera vez en mucho tiempo el gobierno hace un movimiento que le va a restar más que lo que le va a sumar”.

Según Seijas, quien además dirige el centro de investigación estadística Delphos, con esta acción el gobierno intentó anular a Guaidó, quien en su opinión hizo lo correcto al convocar a una sesión de la Asamblea Nacional en otro lugar y contando con el quórum establecido por la Ley proceder a su reelección como presidente de la Asamblea.

“Porque la Asamblea no es el edificio”, afirmó Seijas. “La Asamblea son sus diputados y sus reglamentos”.

“Al hacer esto, Juan Guaidó sigue siendo el presidente de la Asamblea Nacional, a menos que vaya a haber algún movimiento para apresarlo o algo así. Pero por ahora Maduro no ha ganado nada”, expresó Seijas. “Es posible quizás esa sea la próxima jugada, esto lo único que nos dice es que el gobierno considera que Guaidó es más peligroso libre en Venezuela que mandándolo al exilio”.

Lo que sí se habría ganado Maduro es una nueva oleada de repudio internacional, que empezó con los países de América Latina, que mayoritariamente reconocen a Guaidó como el presidente encargado de Venezuela, e incluyó

En Estados Unidos, el senador republicano Marco Rubio incluso se preguntó en su cuenta de Twitter si estos seguidores de Maduro “realmente son tan estúpidos”.

Medios nacionales y extranjeros captaron el momento en que Guaidó intenta escalar una cerca metálica al verse impedido de entrar a la sede del parlamento tomada por militares bajo las órdenes de Maduro. En el intento fue halado por al menos dos soldados colgados de su chaqueta que lo hicieron caer.

“No veo nada positivo o sólido en esto, lo que sí veo es una manifestación de un régimen político que no sabe manejarse sino con este tipo de acciones”, afirmó el politólogo Salamanca.

Y la abrumadora mayoría de las reacciones internacionales fueron de condena a Maduro. La Unión Europea dijo en un comunicado que mantiene su reconocimiento a Guaidó como el “presidente legítimo” del país y que los eventos del domingo estuvieron marcados por “serias irregularidades” en un episodio que marca “un nuevo paso en el deterioro de la crisis venezolana”.

Para Guaidó su más grande reto ahora será dirigir a la oposición en el dilema de si participar o cómo hacerlo en las próximas elecciones legislativas que deberán realizarse a finales de este año.

Fuente: Voz de América.

Te puede interesar: La maldad no tiene límites

videoinfo__video2.bles.com||6a9c45a50__

Ad will display in 09 seconds