«Hubo claramente esfuerzos para subvertir el proceso pacífico y convertirlo en algo violento», declaró la alcaldesa Lori Lightfoot.

Medio centenar de heridos, 17 muertos y alrededor de 700 arrestados fue el resultado en un solo día de protestas en la ciudad de Chicago, en medio de las manifestaciones desatadas por la muerte de George Floyd provocada por un policía el 25 de mayo. La alcaldesa Lori Lightfoot reaccionó ante su ciudad destruida declarando que hay evidencias contundentes de que la devastación fue coordinada.

Lightfoot dice que hay pruebas de que los grupos organizados se han aprovechado de las protestas —en gran parte pacíficas— por la muerte de George Floyd para robar tiendas y crear caos, y ha pedido ayuda a las autoridades federales para determinar exactamente quién hizo qué.

Vale destacar que Chicago es lo opuesto a lo alegado por la mayoría de los manifestantes contra la supuesta persecución racial de hombres blancos. La ciudad está gobernada no solo por una persona negra, sino por una mujer.

«Hubo claramente esfuerzos para subvertir el proceso pacífico y convertirlo en algo violento», declaró ante el medio local Chicago Business.

«No hay duda de que tanto las personas que estaban golpeando como las que trajeron las armas fueron absolutamente organizadas y coreografiadas», insistió. «También parece claro que los incendios que se provocaron, tanto en los vehículos como en los edificios, fueron organizados por oportunistas, así como el saqueo» , agregó.

Incluso una mujer policía fue filmada siendo arrastrada por las calles de Chicago por los manifestantes.

Lightfoot se refirió a un incidente donde personas no identificadas rompieron ventanas y luego cargaron los escombros en un camión alquilado en el que habían llegado. Lo mismo sucedió con las «caravanas» de automóviles, agregó que a veces solo rompían ventanas, pero otras veces también se producían incendios después del saqueo.

En conferencia de prensa junto a otros funcionarios, Lightfoot no confirmó si los grupos violentos son organizaciones antifascistas de izquierda que vinieron desde otros estados, generalmente conocidas como Antifa. Sí dijo que pidió ayuda a tres agencias federales, el FBI, a la oficina del Fiscal de los Estados Unidos y a la Oficina de Armas de Fuego y Explosivos de Alcohol y Tabaco, con un enfoque en la unidad de bombas e incendios provocados.

«Vinimos a provocar disturbios»

Matthew Lee Rupert, de 28 años, está acusado de desorden civil, posesión de explosivos no registrados y participación y organización de disturbios. En vista de que cruzó líneas estatales, ya está detenido el primero en enfrentar un enjuiciamiento federal por presuntamente participar en los incendios, saqueos y otra violencia desde la muerte de George Floyd bajo custodia policial.

El FBI tiene evidencia de que el sábado 30 de mayo Rupert publicó en Facebook desde Minneapolis (ciudad donde George Floyd murió a manos de la policía) sus planes para regresar a Chicago y provocar disturbios allí. «Avíseme quién está a bordo. Tengo autos, tenemos esto», escribió, y luego informó que llegaría a Chicago en dos horas.

Rupert filmó en vivo cómo los manifestantes arrojaban explosivos que él entregó: «Está arrojando mis bombas … van a bombardear a la policía con ellos», se le puede observar diciendo. «Buen disparo, muchacho», gritó después de una de las explosiones, según la denuncia. «Vinimos a provocar disturbios», declaró más tarde.

Luego de investigar su perfil en redes sociales, las autoridades encontraron una declaración de él luego del triunfo de Trump en el 2016 diciendo: «Voy a extrañar mucho a Obama, me preocupo por el bien de EE. UU.».

Trump señala a Antifa

Pese a que Chicago y Mineápolis tienen alcaldes (y gobernadores) demócratas como el expresidente Obama, miles de jóvenes vinculados a la izquierda política como Rupert, creyendo hacer «el bien», han tomado las calles en una protesta «antisistema» que ha devastado todo lo que está a su alcance, incluyendo vidas.

El presidente Trump arremetió frontalmente contra Antifa. Señaló a las brigadas autoproclamadas antifascistas. Pueden ser fácilmente detectados en los videos de la devastación a nivel nacional los miembros del “bloque negro” de Antifa, porque visten completamente de ese color y cubren sus rostros con pasamontañas o pañuelos para encubrir su identidad.

«La violencia y el vandalismo están siendo liderados por Antifa y otros grupos radicales de izquierda», dijo el presidente Trump el pasado 30 de mayo. Al día siguiente declaró públicamente que iba a «designar a ANTIFA como una organización terrorista».

Hasta ahora quienes más han sufrido las consecuencias de la violencia de los manifestantes ha sido precisamente la comunidad negra, no solo con la destrucción de sus barrios y ciudades, sino también de sus vidas, en particular los policías como Patrick Downing en Oakland, California y el retirado David Dorn en St. Louis, Missouri, que acudió al llamado de un amigo cuyo negocio fue saqueado.

Intentó dialogar con los saqueadores y la reacción de estos fue matarlo de un tiro y filmarlo en vivo redes sociales. La consigna «Black Lives Matter» no aplicó para él.

Un usuario en redes sociales lo manifestó con claridad: «Ese siempre ha sido mi mayor problema con la organización BLM en los últimos años. Escogen las muertes de solo hombres negros asesinados por hombres blancos. De lo contrario estarían en Chicago cada fin de semana. Estarían en centros de aborto alentando a madres y padres a no hacerlo».

De hecho, de las primeras 100 víctimas fatales de COVID-19 en Chicago, 70 eran negros. Y solo días antes de la muerte de George Floyd, en el último feriado (Memorial Day), en St. Louis hubo al menos 19 tiroteos y cuatro muertes. Chicago tuvo 49 tiroteos con 10 muertes. La mayoría de estos fueron crímenes cometidos por negros contra negros, reportó Saint Louis Post.

Y el aborto, práctica promovida por el partido demócrata en Chicago hasta el nacimiento, ha dejado 20 millones de negros muertos desde su legalización. Con lo cual la defensa de las vidas negras por parte de los voceros en las calles no se está enfocando en las principales causas de muerte de la comunidad. Por el contrario, mediante las manifestaciones masivas están multiplicando los casos de coronavirus cada día.

Fuente: Panam Post.