Redacción BLes– “Estoy hablando de que se abra un movimiento de masas en todo el estado de Oregon”, fueron las palabras de Stan Pulliam el alcalde de Sandy, Oregon, quien desafía las estrictas órdenes de la gobernadora demócrata Kate Brown que obligan a la sociedad a refugiarse en sus casas, mantener sus negocios cerrados y promueven un aislamiento total con todo lo perjudicial que ello implica. 

El alcalde republicano Stan Pulliam, en una muestra de enfrentamiento total a las órdenes de la gobernadora, durante una entrevista con Fox News le hizo un pedido expreso a las pequeñas empresas de su condado y del resto del estado para que abran sus puertas el día de Año Nuevo en desafío a las restricciones por el virus PCCh impuestas por Kate Brown. 

El conflicto comenzó luego que la gobernadora Brown anunciara la semana pasada la extensión del estado de emergencia hasta el 3 de marzo de 2021. De este modo cada condado de Oregon será analizado y según la cantidad de casos positivos del virus PCCh declarados, se categorizará en distintos niveles de riesgo con diversas restricciones. 

Pulliam criticó en distintos medios las políticas de la gobernadora y dijo que él y la sociedad están cansados de las medidas con doble rasero: “La gente se puede aglutinar en los centros comerciales de las grandes cadenas, pero, por alguna razón, no podemos sentarnos y apoyar a los dueños de negocios locales a lo largo de nuestra calle principal. Los dobles raseros tienen que terminar”. 

Ahora Pulliam pidió a las empresas que ignoren las órdenes de coronavirus en todo el estado y permanezcan abiertas. “De lo que estamos hablando es de que el movimiento de masas se abra en todo el estado de Oregon en todas nuestras comunidades locales el 1 de enero, día de Año Nuevo”, dijo Pulliam.

También advirtió que se deben tomar los recaudos mínimos tales como el uso de máscaras faciales adecuadas, distancia oportuna entre las personas y desinfectar los ambientes.

La semana pasada Pulliam dijo sentirse molesto porque cuando tuvo contacto con la gobernadora, ella aseguró tener la evidencia que prueba que “los gimnasios, restaurantes y bares contribuyen a la propagación del virus”, pero nunca cumplió su promesa de que su personal le enviaría la evidencia.

Le recomendamos:

En defensa del trabajo de sus ciudadanos, Pulliam continuó diciendo: “Estamos en la mesa listos para hablar y negociar, pero permítanos abrir las puertas y hacer que estos empleados vuelvan a trabajar”, dijo en ese entonces Pulliam. 

“Creo que todos los habitantes de Oregón deberían hacer una pausa, ponerse de pie y decir ‘esto debe terminar'”, Pulliam a America’s Newsroom el miércoles.

Ante el fastidio generalizado por las ridículas normas de los políticos demócratas que pretenden, hasta vaya a saber cuándo, mantener a la población encerrada, sin vida social, sin trabajar y sin estudiar, son cada vez más los casos como el del alcalde Pulliam que se declaran en ‘sana rebeldía’.

Tal es el caso del Sheriff del condado de Riverside, California, Chad Bianco, quien publicó un video hace un par de semanas declarando que no hará cumplir las últimas órdenes de cierre del gobernador, Gavin Newsom, que según aseguró devastaran hospitales, empresas, escuelas y las libertades civiles. 

“Estos cierres y pedidos para quedarse en casa son absolutamente ridículos. Las métricas utilizadas para los cierres son increíblemente defectuosas y no son representativas de las cifras reales, y son desastrosas para el condado de Riverside”, dijo Bianco en el video

Andrés Vacca – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.