Redacción BLesLa principal epidemióloga de California, Dra. Erica S. Pan avisó de reacciones alérgicas severas, y solicitó a los proveedores de salud suspender el uso de un lote de vacunas de la marca Moderna contra el virus PCCh (Partido Comunista de China), por esta causa.

“Se informó de un número de posibles reacciones alérgicas superior al habitual con un lote específico de la vacuna Moderna, administrado en una clínica de vacunación de la comunidad”, declaró la Dra. Pan según el medio local Your Central Valley, del 17 de enero.

Los funcionarios de salud fueron los que avisaron que quienes recibieron dosis del lote identificado como 41L20A, experimentaron efectos secundarios severos durante el período de observación estándar.

“En vista de la extrema abundancia de precauciones y reconociendo también el suministro extremadamente limitado de vacunas, recomendamos a los proveedores que utilicen otro inventario de vacunas disponible”, mientras se investigan los casos, expresó Pan.

De acuerdo con los informes, se habían distribuido más de 330.000 dosis de este lote de vacunas entre 287 proveedores de California desde el 5 hasta el 12 de enero.

Junto con varias de las reacciones indeseables, las muertes también se multiplican en varios países a medida que avanza la campaña de vacunación por todo el mundo.

Le recomendamos:

De hecho, el desarrollo y la producción de las vacunas contra el virus PCCh en un lapso extraordinariamente corto, despertaron sospechas.

Para el desarrollo de las vacunas anteriores se emplearon varios años, y estas consecuencias adversas parecen dar razón a quienes notaron esa inconsistencia.

Ya son varias las decenas de muertos reportados, entre ellos 55 en Estados Unidos y 29 en Noruega, además de cientos de hospitalizaciones y miles de emergencias médicas. 

Otras muertes se han registrado en Israel, Suecia, Portugal y Suiza.

Por otro lado, la mayoría de las personas vacunadas sufrieron efectos secundarios como náuseas, vómitos, fiebre, reacciones locales en el lugar de la inyección y empeoramiento de su condición subyacente, según Bloomberg.

Tanto los productos de Moderna como los de Pfizer-BioNTech, presentan resultados indeseables.

Por otro lado, las vacunas de la marca Sinovac, producida en laboratorios vinculados al PCCh, escasamente superan el umbral del 50% de efectividad.

Así lo reportó el Instituto Butantan de Brasil donde se informó que tan solo el 50.4% de efectividad, el 15 de enero.

Asimismo, la vacuna del PCCh, conocida también como CoronaVac, causa preocupación porque los fármacos desarrollados en China no están sujetos al mismo escrutinio público que las alternativas estadounidenses y europeas, de acuerdo con Reuters.

En este sentido tampoco le resulta favorable a Sinovac el tener un historial de sobornos recibidos por los funcionarios del PCCh encargados de la aprobación de sus productos.

De acuerdo con otros datos parciales, en Estados Unidos ya se habían presentado 3.916 eventos adversos en diciembre incluyendo 13 muertes, lo que podría disuadir a la población de tomar las vacunas según la organización Children’s Health Defense. 

Igualmente, los cálculos presentados por los CDC de Estados Unidos durante los 10 días siguientes al lanzamiento de la vacuna de Pfizer fueron cuestionados.

“La estimación conservadora de los CDC de la tasa de anafilaxia de las vacunas experimentales de ARNm de COVID-19 [virus PCCh] es aproximadamente 10 veces mayor que la de las vacunas contra la gripe, incluso en personas sin antecedentes de reacciones alérgicas”, agregó Children’s Health Defense.

José Hermosa – BLes.com