Redacción BLes– La red de periodismo independiente Project Veritas, que ha venido documentando el caso de Richard Hopkins, ex trabajador del Servicio Postal de Pensilvania y denunciante del fraude electoral en EE. UU., ha publicado un video en el que Hopkins sufre amenazas de agentes federales si no se retracta de sus declaraciones.

El caso de Hopkins ganó relevancia luego de que diera a conocer al periodista James O’Keefe, director de Project Veritas, que recibió órdenes de su supervisor para cambiar la fecha de las boletas recibidas un día después del día de las lecciones (3 de noviembre), para que fueran contadas como votos válidos.

De acuerdo con las normas electorales que rigen en Pensilvania, solo serían válidas las boletas de voto por correo que hubieran llegado hasta las 8:00 P. M. del 3 de noviembre. Los demócratas fueron los principales partidarios de implementar el sistema de voto por correo argumentándolo con el distanciamiento social por la crisis del virus PCCh (coronavirus).

En la grabación que proporcionó Project Veritas se puede escuchar cómo el agente federal, Russell Strasser, intenta persuadirlo de que se retracte de sus declaraciones asegurando que hay senadores involucrados y otros actores como el Departamento de Justicia.

El funcionario federal le hace saber que si no coopera con sus demandas podría verse envuelto bajo ciertas condiciones de presión para que su mente “se aclare un poco más” le advierte Strasser a Hopkins, “no te estoy asustando, pero te estoy asustando…”

El trabajador del Servicio Postal, le hace saber que el equipo legal del presidente Trump ya ha intentado hacer contacto con él.

Le recomendamos:

Hopkins asegura en el video recién publicado, que en ningún momento cedió a las intimidaciones. Por su parte Project Veritas ha afirmado que posee más grabaciones de agentes que han intentado intimidarlo y que en breve dará a conocerlas, así mismo reconoció la determinación del trabajador del USPS (Servicio Postal de los Estados Unidos).

A través de su cuenta de Twitter, O’ Keefe asegura que “las grabaciones son una evidencia explosiva de represalias que lo ‘asustan'”.

Hopkins así mismo buscó la manera de ponerse en contacto con el Washington Post para hablar sobre una historia que publicaron asegurando que él se había retractado de sus declaraciones, sin embargo, fue ignorado.

El denunciante además aseguró que perdió su empleo mediante una carta de despido que le llegó luego de que sus supervisores revisaran el video sobre la entrevista que tuvo con Project Veritas. 

Sus superiores además habrían comenzado a mencionar varios problemas que tuvieron con él en el pasado.

Con el fin de mantener sus entradas financieras, Hopkins abrió una cuenta en GoFundMe para recaudar 50 mil dólares, monto que no tardó en superar para que luego la plataforma de recaudación bloqueara su campaña.

Por su parte, el presidente Trump elogió a través de su cuenta de Twitter la determinación de Hopkins para mantener sus declaraciones sobre las irregularidades de fraude electoral, asegurando que era un patriota valiente.

“¡Cada vez más personas dan un paso al frente para exponer esta elección amañada!”, escribió Trump.

César Munera – BLes.com