Redacción BLes – Un policía estatal, un sargento de policía y una pareja han sido elogiados por rescatar a una mujer que se quedó varada en su vehículo en Columbia, Connecticut, durante una inundación.

Las aguas de la tormenta tropical Elsa se precipitaron sobre Parker Bridge Road, cerca del límite de la ciudad de Coventry, el viernes 9 de julio, provocando el incidente, según el Hartford Courant. La Policía Estatal informó de que el rescate tuvo lugar poco después de las 18:30 horas en Parker Bridge Road, en Columbia.

Cuando Michael y Stephanie Einsiedal recibieron la noticia de que alguien necesitaba ayuda en una carretera inundada, se encontraron por casualidad en el lugar y el momento adecuados.

Los Einsiedal son propietarios de un Humvee y suelen conducirlo después de una tormenta, pero esta vez su alegría se convirtió en un rescate a última hora de la tarde.

La pareja condujo por Parker Bridge Road justo cuando el agua de las calles empezaba a subir, y no mucho después, dos policías estatales aparecieron detrás de ellos.

Los agentes subieron al Humvee y se pusieron a buscar a la mujer que necesitaba ayuda desesperadamente.

“La mujer se aferraba a la vida”, dijo Michael Einsiedal.

“Sólo se podía ver la parte superior del vehículo y uno de los policías estatales se metió dentro y nadó hacia la mujer”, dijo Stephanie a la NBC Connecticut.

Michael se adentró en la riada para evitar que el agua se colara en el lugar del rescate,

Según las imágenes, la mujer quedó aplastada contra la puerta de su camioneta con un agente que había llegado antes cerca, con el agua hasta el pecho.

También le recomendamos: ¿Se CAE la DICTADURA CUBANA? | Miguel Díaz entrevista a DISIDENTE CUBANO

Ad will display in 09 seconds

“No dudaron en absoluto. Completamente vestidos, se metieron de lleno”, expresó Stephanie su agradecimiento a los rescatadores.

Según la policía estatal, la mujer se metió en la carretera inundada justo antes de las 6 de la tarde, y muchos cuerpos de bomberos acudieron al lugar.

Los Einsiedal expresaron su gratitud por haber podido ayudar.

“Me alegro de que estuviera sola y de que no hubiera dos niños en el vehículo, porque habría sido una historia totalmente diferente”, dijo Michael Einsiedal.

Dawn Barlowe – BLes.com