De los 17 candidatos demócratas que se presentarán a las primarias para ser nominados a la presidencia de Estados Unidos el año próximo, 7 impulsan la venta libre de productos abortivos en las farmacias, según Life News.

La postura extremista de los candidatos en cuanto al aborto, que incluye al aborto tardío, resulta extraña dado que la mayoría de los estadounidenses apoya la legislación que lo prohíbe, y el 75 por ciento dice que debe limitarse a los tres primeros meses de embarazo como máximo, de acuerdo con Fox News.

Los siete candidatos demócratas que proponen eliminar las restricciones a la venta de los abortivos son Elizabeth Warren, Pete Buttigieg, Cory Booker, Marianne Williamson, Tom Steyer, Andrew Yang y Michael Bennet.

Uno de los factores que influiría en la predisposición de los candidatos demócratas a proclamar su preferencia por incrementar los abortos, puede ser la amplia financiación aportada por las empresas que obtienen utilidades en la ‘industria del aborto’.

En octubre, Planned Parenthood, la cadena de abortos más grande de Estados Unidos, anunció un presupuesto electoral inicial de 45 millones de dólares para 2020 para los candidatos que apoyen el aborto, reportó Fox News.

Esta misma multinacional abortista aportó dinero a la senadora Kamala Harris, demócrata de California, en el primer trimestre de 2019. Harris también recibió 12.000 dólares de NARAL Pro-Choice America en el 2016, y otros 21.000 dólares en el mismo año del grupo de abortos Emily’s List.

Emily’s List además entregó 128.432 dólares a la senadora Elizabeth Warren, 49.872 a la senadora Kirsten Gillibrand y otros 13.449 dólares a la senadora Amy Klobuchar, de acuerdo con Fox News.

Asimismo, Gillibrand, Klobuchar y Warren se oponen a cualquier restricción al aborto con sentido común.

Por otro lado, aunque la mayoría de los estadounidenses cree que el dinero de los contribuyentes no debería financiar el aborto, Gillibrand en su sitio web dice explícitamente que trabajaría para revertir la enmienda que lo limita.

Igualmente, el candidato demócrata Bernie Sanders dijo el 4 de septiembre que apoya firmemente que en los países pobres de todo el mundo se utilice el aborto para el control de la natalidad.

Frente a este panorama tan fuertemente inclinado hacia la muerte de los bebés no nacidos, la administración Trump se ha mostrado decididamente defensora de la vida.

Cabe recordar que, durante su primera semana en el cargo, el presidente Donald Trump emitió una orden ejecutiva conocida como la Política de la Ciudad de México o la Ley de Protección de la Vida en la Asistencia Sanitaria Mundial que revocó los fondos de los contribuyentes para el negocio del aborto de International Planned Parenthood, describió Life News.

Además, esta no es la primera vez que el líder estadounidense, férreo defensor de la vida en EE. UU., promueve los valores pro-vida en el extranjero.

En 2017, su administración cortó la financiación a un organismo de las Naciones Unidas vinculado a los abortos forzados y las esterilizaciones obligatorias, que ha venido perpetrando durante años el régimen comunista chino, de acuerdo con la BBC.

“La cobertura universal de salud es una prioridad urgente para muchos países pobres que dependen de la ayuda internacional para ejecutar sus programas de salud”, determinó Life News citando una de sus fuentes.

José Ignacio Hermosa – BLes

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Te puede interesar: El Presidente Trump está ayudando a quienes desesperadamente necesitan ayuda

videoinfo__video2.bles.com||71ed0aae4__

Ad will display in 09 seconds