Una integrante del servicio femenino que apoya la operación ‘Allies Welcome’ fue agredida por un grupo de refugiados afganos que se encuentran alojados en Fort Bliss, al sur de EEUU, según un reporte del FBI

El FBI confirmó que está investigando un informe sobre la agresión a una integrante del servicio militar femenino por un grupo de refugiados afganos que se encuentran alojados en Fort Bliss, al sur de Estados Unidos.

«Podemos confirmar que una integrante del servicio femenino que apoya la operación ‘Allies Welcome’ informó que fue agredida… por un pequeño grupo de hombres evacuados en el Complejo Doña Ana en Nuevo México», dijo la Primera División Blindada y Asuntos Públicos de Fort Bliss en un comunicado enviado por correo electrónico y difundido por Fox News.

«Nos tomamos la acusación en serio y remitimos el asunto de manera apropiada a la Oficina Federal de Investigaciones. La seguridad y el bienestar de nuestros miembros en servicio, así como de todos los que se encuentran en nuestras instalaciones, es primordial», continuó.

Dos evacuados acusados por delitos en Wisconsin

La noticia salió a la luz apenas horas después de que dos evacuados afganos fueron acusados formalmente por cometer delitos mientras se encontraban en una base del ejército en Wisconsin. El uno, Bahrullah Noori, de 20 años, habría abusado tres veces de un menor. También fue acusado de haber intentado participar en un acto sexual con otro menor.

El otro, Mohammad Haroon Imaad, de 32 años, fue acusado de agredir a su esposa. Según el testimonio de ella ante las autoridades militares de EE. UU., él la violó y amenazó con «enviarla de regreso a Afganistán, donde los talibanes podrían tratar con ella». También dijo que había golpeado a sus hijos en múltiples ocasiones.

«Mujeres en Afganistán» fue tendencia por días en las redes sociales, tras el fracaso de la gestión de Joe Biden, que permitió a los talibanes tomar el control del país como consecuencia del precipitado y caótico retiro de tropas estadounidenses.

Las mujeres han sido las más afectadas. La escasa información que sale del país centroasiático revela el drama que viven quienes durante las últimas dos décadas ganaron importantes derechos y ahora serán nuevamente víctimas de la segregación y la violencia de los talibanes. Por esta razón se han registrado incluso inéditas manifestaciones de mujeres en las calles de Afganistán.

Un riesgo exportado

Con este último incidente en el fuerte militar que alberga a los afganos, el peligro hacia las mujeres se extendió. Ahora no solo amenaza a las que están en Afganistán sino también a las que se encuentran en los países que han acogido refugiados.

Naciones como Alemania ya lo vivieron en el año nuevo de 2016, cuando decenas de mujeres alemanas fueron agredidas sexualmente por hombres exiliados de países de mayoría islámica.

La sensibilidad que genera la crisis humanitaria en Afganistán ha desatado campañas internacionales para recibir a los evacuados en naciones occidentales, no así en los países de la región con los cuales comparten una fe común y, por ende, una estructura moral similar.

Al contrario, varios de los 50 países de mayoría islámica han servido solo como «tercer país», donde arriban los afganos antes de su traslado definitivo a naciones occidentales. Entre ellos Catar, donde se detectó que alrededor de 100 afganos aparecían en las alerta por supuestos vínculos con el terrorismo islámico.

Mamela Fiallo Flor – Panam Post

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.